https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/05/EII_Aditivos_alimentos_dieta-e1558900630244-750x420.jpg
SHARE
29 mayo, 2019 in-pacient.es

El origen de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal(EII) es desconocido, pero sabemos que esta enfermedad se desarrolla en pacientes genéticamente predispuestos y en respuesta a factores ambientales.

Estudios previos han demostrado que la dieta es un factor de riesgo ambiental modificable  y que la EII es más frecuente en países industrializados.

Por otro lado, el consumo de alimentos ultraprocesados ha aumentado durante la última década en los países industrializados, y los estudios epidemiológicos han encontrado relación entre el consumo de alimentos ultraprocesados y enfermedades crónicas.

Los alimentos ultraprocesados son aquellos que han sido elaborados a partir de ingredientes procesados y no contienen ingredientes frescos en su presentación final, según la clasificación NOVA, que categoriza a los alimentos en función del procesamiento que han recibido.

Estos alimentos ultraprocesados pueden ser consumidos sin más, altamente atractivos (muy sabrosos) e incluso adictivos. Entre sus ingredientes predominantes encontramos: almidón, azúcar, aceites, sal y una gran variedad de aditivos industriales tales como: conservantes, estabilizantes, resaltadores del sabor, colorantes, aromatizantes y emulsionantes, entre otros.

En esta categoría de alimentos encontramos los siguientes productos:

  • Bollería, pasteles, tartas, galletas
  • Snacks envasados dulces y/o salados
  • Cereales de desayuno y barras de cereales
  • Bebidas energizantes/carbonatadas
  • Alimentos para reconstituir tales como caldos, sopas u otros
  • Salchichas y otros embutidos
  • Helados
  • Salsas instantáneas
  • Nuggets/sticks de pollo, pescado o semejantes
  • Chucherías
  • Pizzas y pastas precocinadas
  • Potitos y papillas comerciales de bebes
  • Hamburguesas y demás alimentos listos para consumir

 

En la actualidad los alimentos ultraprocesados representan una parte importante de nuestra dieta.

Se han publicado los resultados de una revisión de la literatura científica publicada hasta ahora sobre el impacto de los aditivos alimentarios (o sustancias que encontramos en los envases que están en contacto con los alimentos resultado de la producción, procesamiento y almacenamiento) sobre la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Los autores de esta revisión concluyen que la dieta es un factor de riesgo ambiental modificable y que los aditivos alimentarios podrían actuar como potenciadores de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

La dieta es un punto crucial para los pacientes con EII y parece que excluir algunos alimentos de la dieta podría ser una alternativa para el control relativo de la enfermedad. Sin embargo, recientemente se ha informado que los pacientes con EII en remisión tienen un perfil dietético desequilibrado para los nutrientes esenciales. Lo que lleva a pensar que en lugar de una dieta de exclusión deberíamos dar prioridad a alimentos caseros y evitar la cantidad de aditivos alimentarios y así controlar la exposición de estos pacientes a “ingredientes ocultos” como la sal o azúcares añadidos.

Se recomiendan comidas hechas en casa, en las que se utilicen alimentos frescos y la elaboración de platos a partir de cero.

 

 

Marion-Letellier R et al. Inflammatory Bowel Diseases and Food Additives: To Add Fuel on the Flames! Nutrients. 2019 May 18;11(5). pii: E1111. doi: 10.3390/nu11051111.

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta