https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2015/01/Yoga_p.jpg
SHARE
26 enero, 2015 in-pacient.es

Según un estudio piloto, parece que el yoga puede mejorar las funciones fisiológicas y los resultados clínicos en personas con la enfermedad de Parkinson, lo que contribuye a mejorar la calidad de vida.

El propósito de este estudio fue determinar los efectos potenciales del yoga en los síntomas no motores, la depresión, la calidad de vida y las medidas fisiológicas.

Por estudios anteriores sabemos que el ejercicio físico puede ser beneficioso a nivel cardiopulmonar, musculoesquelético o neurológico y en otros factores como el estado de ánimo, la reducción de riesgos de caídas, la demencia y las variables asociadas a la calidad de vida. La enfermedad de Parkinson produce un deterioro cognitivo progresivo que puede dejar afectada la capacidad de participación en los programas de ejercicio estándar. Algunas formas alternativas de hacer ejercicio como el yoga, pueden tener gran éxito para mejorar la función física, calidad de vida y el bienestar general de los pacientes con enfermedad de Parkinson.

En este estudio participaron 13 personas con estadios 1-2 de Parkinson (diagnóstico reciente y manifestaciones leves de la enfermedad uni o bilaterales pero sin trastornos del equilibrio). El total de pacientes se dividieron en dos grupos al azar: un grupo que realizó sesiones de yoga y un grupo control.

Los pacientes del grupo de yoga participaron en sesiones de yoga dos veces por semana durante 12 semanas. Los participantes fueron evaluados en las semanas 6 y 12. La evaluación se realizó mediante:

  • Escala de Evaluación Unificada de la Enfermedad de Parkinson (UPDRS) que se usa para evaluación del avance de la enfermedad.
  • Medidas clínicas de calidad de vida relacionada con la salud
  • Medidas fisiológicas (permiten evaluar los cambios del organismo frente a diferentes estímulos, ej: presión arterial, ritmo cardíaco, peso, etc.)

 

Resultados:

Según las valoraciones realizadas en el grupo de yoga se constató:

  • Mejora significativa en las puntuaciones de UPDRS, lo que implica un mayor control de los síntomas. Estas mejoras fueron más evidentes en las primeras 6 semanas.
  • Mejora la presión arterial diastólica (corresponde al valor mínimo de una toma de presión arterial)
  • Mejora en la capacidad pulmonar (Mejora del FVC/CVF o capacidad vital forzada).
  • Tendencias positivas de mejora en depresión, peso corporal y volumen espiratorio forzado

 

Los participantes en el grupo de yoga reportaron cambios positivos en los síntomas como reducción de temblor inmediatamente después de la sesión de yoga además de una mayor relajación, menor fatiga y mejor estado de ánimo general.

Según este estudio parece que el yoga mejora los factores fisiológicos y no motores que pueden afectar la calidad de vida en los pacientes de Parkinson durante un período relativamente corto de tiempo.Los datos corresponden a pacientes en las etapas 1-2 de la enfermedad de Parkinson.

Estos resultados son consistentes con estudios previos en los que se ha demostrado los beneficios del ejercicio en la enfermedad de Parkinson.

Dado el pequeño tamaño de la muestra, se necesitan estudios con un mayor número de participantes para confirmar y ampliar los resultados del efecto de yoga en la enfermedad de Parkinson.

 

Sharma NK et al.
A randomized controlled pilot study of the therapeutic effects of yoga in people with Parkinson’s disease.
Int J Yoga. 2015 Jan;8(1):74-9. http://ow.ly/HUoFV

 

SHARE
Last updatedby