https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/07/esclerosis_multiple_chaleco_refrigerante.png
SHARE

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden variar mucho de unas personas a otras, pero no es infrecuente que quienes padecen la enfermedad hayan experimentado alguna vez el empeoramiento de los síntomas cuando llega el calor del verano. Las prendas refrigerantes, como los chalecos que contienen bolsas de hielo en gel y otras tecnologías de refrigeración, pueden ayudar a las personas a refrescarse, mejorando algunos síntomas de la Esclerosis Múltiple y facilitando de alguna forma la actividad.

El calor y la EM

La intolerancia al calor en la Esclerosis Múltiple se presenta como pseudoexacerbaciones, de forma que los síntomas empeoran con la exposición al calor. No se trata de verdaderos brotes, ya que cuando la temperatura corporal vuelve a la normalidad, los síntomas desaparecen. Los síntomas no están producidos por la inflamación ni la aparición de nuevas lesiones desmielinizantes, si no por el enlentecimiento de la transmisión nerviosa en las fibras desmielinizadas. A veces basta medio grado o un cuarto de diferencia de temperatura para hacerlo evidente.
Cuando la temperatura corporal de una persona aumenta, los síntomas que pueden empeorar son

  • Debilidad y cansancio
  • Fatiga
  • Entumecimiento de las extremidades
  • Lentitud de reflejos y dificultades cognitivas.
  • Visión borrosa ( Llamada signo de Uhthoff)

Otros síntomas adicionales e inespecíficos relacionados con el aumento de la temperatura corporal:

  • Taquicardia
  • Sudoración
  • Mareos
  • Problemas de concentración
  • Tiempos de reacción más lentos

No solo se trata de calor ambiental, existen otros factores y circunstancias que pueden contribuir al aumento de la temperatura. Entre ellos:

  • La actividad física
  • Llevar demasiada ropa
  • Fiebre
  • Ducharse o bañarse con agua caliente
  • Permanecer al sol

Tipos de prendas refrigerantes

La propia experiencia de muchas personas con EM, les lleva a concluir que mantenerse fresco puede ayudar a soportar mejor los síntomas y consecuencias del calor sobre la enfermedad. Esto ha llevado a experimentar bien de forma personal, bien en estudios controlados con el uso de chalecos y otras prendas refrigerantes.
Por lo general, los chalecos refrigerantes se usan encima de la ropa, sobre todo aquellos con bolsillos para alojar bloques o bolsas de congelación, que deben mantenerse en el congelador cuando no se utiliza la prenda. Si bien estos son los más comunes, existen otros tipos de chalecos de refrigeración pasiva:

  • Chalecos de refrigeración que absorben el calor por cambio de fase: Estos chalecos no se sienten fríos al tacto. En lugar de enfriar el cuerpo mediante bolsas de hielo, utilizan un material que absorbe el calor y evita que el cuerpo se caliente demasiado.
  • Chalecos de refrigeración por cambio de fase: Estos chalecos contienen bolsas de líquido que no alcanzan temperaturas de congelación, pero se mantienen frescos durante más tiempo que las bolsas de hielo.
  • Chalecos refrigerantes con bolsa de gel: Similares a las cintas para la cabeza activadas por agua para correr en climas cálidos, estos chalecos refrigerantes contienen componentes ligeros de refrigeración activados por agua.
  • Chalecos de refrigeración por evaporación: Este tipo de chaleco imita esencialmente el sudor. El chaleco se empapa en agua, y la humedad se evapora lentamente para ayudar a enfriar el cuerpo. Sin embargo, esta no es una opción ideal para condiciones de humedad.
  • Los chalecos de enfriamiento activo utilizan electricidad para hacer circular el aire frío. Aunque son muy eficaces, son caros y no son muy portátiles.

¿Pero… Funcionan?

Un estudio realizado en 2017  sugiere que el uso de un chaleco refrigerante podría mejorar el rendimiento mental y físico de las personas con EM intolerantes al calor. En el estudio, los investigadores pidieron a 18 individuos con EM que llevaran un chaleco refrigerante o una camiseta de algodón durante un programa de entrenamiento físico de 7 semanas. Los resultados mostraron que el chaleco refrigerante mejoró el bienestar emocional, el rendimiento físico y cognitivo y los niveles de fatiga percibida.
En 2020, otro estudio objetivó cómo 10 mujeres con EM podían caminar más tiempo y recorrer más distancia cuando llevaban un chaleco refrigerante ligero.
A pesar de ello, vemos que las experiencias derivadas de investigaciones controladas son limitadas. Además, no todas las personas con EM se beneficiarán de este tipo de tratamiento. Algunas personas con EM también pueden experimentar brotes de síntomas con la exposición al frío y necesitan evitar las temperaturas tanto extremadamente calientes como frías.

Si se opta por probar el uso de un chaleco…

La principal consideración a la hora de elegir un chaleco de refrigeración es decidir entre un chaleco pasivo o activo. Para la mayoría de las personas, un chaleco de enfriamiento pasivo ofrece la mayor portabilidad para realizar actividades al aire libre.
Para el uso en reposo y en interiores, los chalecos de refrigeración activa ofrecen un rendimiento de refrigeración superior. Sin embargo, los chalecos activos suelen ser mucho más caros que las opciones pasivas.
Otro factor a tener en cuenta es clima local. Si es habitualmente húmedo, un chaleco de refrigeración por evaporación no es una opción eficaz.
Además de los chalecos refrigerantes, también puede recurrirse a probar otros accesorios a la hora de ayudar a regular la temperatura corporal:

  • Toallas refrescantes
  • Sombreros, gorras o pañuelos refrescantes
  • Muñequeras refrescantes
  • Vendas refrescantes para el cuello
  • Vendas refrescantes para los tobillos
  • Dispositivos personales de nebulización.

En estos otros artículos publicados en nuestra sección de noticias encontrarás información adicional sobre los efectos del calor en la Esclerosis Múltiple y como prevenirlos.


Buoite Stella A, Pasquin F, Morrison SA, Morelli ME, Dinoto A, Bratina A, Bosco A, Sartori A, Giudici F, Manganotti P. Effects of a cooling vest with sham condition on walking capacity in heat-sensitive people with Multiple Sclerosis. Eur J Appl Physiol. 2020 Nov;120(11):2467-2476. doi: 10.1007/s00421-020-04478-3. Epub 2020 Aug 20. PMID: 32816144.
Gonzales B, Chopard G, Charry B, Berger E, Tripard J, Magnin E, Groslambert A. Effects of a Training Program Involving Body Cooling on Physical and Cognitive Capacities and Quality of Life in Multiple Sclerosis Patients: A Pilot Study. Eur Neurol. 2017;78(1-2):71-77. doi: 10.1159/000477580. Epub 2017 Jul 12. PMID: 28697504.
Nilsagård Y, Denison E, Gunnarsson LG. Evaluation of a single session with cooling garment for persons with multiple sclerosis–a randomized trial. Disabil Rehabil Assist Technol. 2006 Sep;1(4):225-33. doi: 10.1080/09638280500493696. PMID: 19260170.

SHARE
Last updatedby