https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/07/20210721_EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_Alimentos_procesados.jpg
SHARE
21 julio, 2021 in-pacient.es

Investigaciones previas han comunicado una evidente asociación  entre la dieta y la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII). Se han estudiado diferentes grupos de nutrientes entre los que figuran las grasas, los hidratos de carbono, las proteínas, la fibra (frutas y verduras) y los lácteos y su asociación con la EII.
Se ha identificado que un aumento de consumo de carne aumenta las probabilidades de desarrollar la EII. Una ingesta alta de grasas también se ha relacionado con el mayor riesgo de EII. Y comer una dieta alta en fibra y frutas podría disminuir el riesgo de enfermedad de Crohn  así como de Colitis Ulcerosa.
Los alimentos procesados ​​a menudo incluyen muchos ingredientes y aditivos no naturales, como sabores artificiales, azúcares, estabilizantes, emulsionantes y conservantes. Estos componentes pueden tener un efecto perjudicial sobre la barrera intestinal.
Por todo esto, se ha realizado un gran estudio que investiga si los alimentos procesados estaban asociados al riesgo de Enfermedad Inflamatoria Intestinal.
En este nuevo estudio participaron más de 100.000 personas adultas entre 35 y 70 años de  21 países de Europa, América del Norte y Sur, África, Oriente Medio, Asía meridional y sudoriental y China.  Se realizó un seguimiento sobre los hábitos alimentarios de forma prospectiva, al menos cada tres años.
Según los resultados de este estudio se ha encontrado que una mayor ingesta de alimentos ultraprocesados se asocia a mayor riesgo de aparición de Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Esto se observó en todos los alimentos ultraprocesados, incluidas las carnes procesadas, los refrescos, los alimentos endulzados y salados.
No se observó una diferencia significativa cuando se compararon los resultados de la enfermedad de Crohn con los de la Colitis Ulcerosa dentro de cada uno de los grupos de alimentos procesados.
También se ha encontrado que una mayor ingesta de alimentos fritos se asocia con un mayor riesgo de EII. Esta asociación puede existir porque también se procesan muchos alimentos fritos (por ejemplo, nuggets de pollo, patatas fritas). Aunque podría ser que la acción de freír y el procesamiento del aceite conduzca a la modificación de los nutrientes dentro de los alimentos. Por otro lado, el tipo y la calidad del aceite utilizado también pueden ser relevantes.
En este estudio la ingesta de carnes blancas y carnes rojas sin procesar, lácteos, almidón, frutas, verduras y legumbres no se relacionó con el riesgo de EII.
En conclusión, una mayor ingesta de alimentos ultraprocesados se asocia a mayor riesgo de EII. Como la carne blanca, la carne roja sin procesar, los lácteos, el almidón, las frutas, verduras y legumbres no se asociaron con el desarrollo de la EII, este estudio sugiere que podría no ser el alimento en sí el que confiere este riesgo, sino más bien la forma en que  los alimentos son procesados ​​o ultraprocesados.
Se necesitan más estudios para identificar específicamente qué ingredientes de los alimentos procesados ​​ podrían ser los responsables de la asociación con el riesgo de la EII.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte:


Narula N et al. Association of ultra-processed food intake with risk of inflammatory bowel disease: prospective cohort study. BMJ. 2021 Jul 14;374:n1554. doi: 10.1136/bmj.n1554. 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario