https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2015/10/ensalada_200.jpg
SHARE
12 julio, 2017 in-pacient.es

Según los resultados de un estudio australiano, el consumo de frutas y verduras puede ayudar a reducir la aparición de angustia psicológica en adultos, especialmente en mujeres

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho un llamamiento global a la acción para que la salud mental sea una prioridad en el desarrollo mundial. Por otro lado, la depresión por sí sola es una de las principales causas de discapacidad y se cree que estará entre las tres causas  principales de enfermedad mundial en 2030. Por lo que se ha realizado un llamamiento urgente a estrategias de salud pública dirigidas a prevenir la aparición de trastornos mentales comunes como la depresión.

Existe un especial interés sobre el papel del estilo de vida y su relación con el bienestar psicológico, con evidencia creciente en la relación entre la salud mental y la dieta.

Los hallazgos de un meta-análisis reciente, sugieren que tanto el consumo de frutas como el de verduras se asocian significativamente con un menor riesgo de depresión.

Este nuevo estudio tuvo como objetivo investigar la asociación entre el consumo de frutas y verduras y la incidencia y prevalencia de trastornos psicológicos. Se ha realizó en Australia con la participación de más de 60 mil adultos mayores de 45 años con un seguimiento promedio de 2,7 años.

Este estudio es uno de los primeros en reportar las asociaciones entre el consumo de frutas y hortalizas y el bienestar psicológico por separado para hombres y mujeres.

Según los resultados de este estudio, el consumo de frutas y verduras puede ayudar a reducir la aparición de angustia psicológica entre adultos de mediana edad y mayores. El vínculo entre la ingesta de frutas y verduras y la reducción del estrés fue mucho más fuerte para las mujeres que para los hombres.

El consumo de frutas y hortalizas puede ayudar a reducir el sufrimiento psicológico entre los adultos de mediana edad y mayores, sin embargo, se requiere más investigación y mayor tiempo de seguimiento que confirmen estos resultados.

Nguyen B et al. Fruit and vegetable consumption and psychological distress: cross-sectional and longitudinal analyses based on a large Australian sample. BMJ Open. 2017 Mar 15;7(3):e014201

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta