https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/03/Artritis_Reumatoide_alimentos_pescado_fragilidad_actividad-e1615277874351-750x420.jpg
SHARE
9 marzo, 2021 in-pacient.es

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica y, a día de hoy, se sabe poco sobre la relación entre la actividad de esta enfermedad y la fragilidad.

La fragilidad es un estado de disminución de reservas fisiológicas frente a una situación de estrés, lo que deja a una persona en una situación comprometida o vulnerable, con mayor riesgo de sufrir efectos negativos en su salud.

Varias investigaciones previas han comunicado el impacto de los hábitos alimentarios sobre la fragilidad en ciertas enfermedades. Se sabe que los productos del mar, las frutas y verduras tienen efectos beneficiosos sobre la Artritis Reumatoide, mientras que las dietas ricas en grasas tienen el efecto contrario porque provocan una respuesta proinflamatoria (que aumenta la inflamación). Sin embargo, hasta ahora no se ha investigado si algunos nutrientes pueden tener efectos beneficiosos tanto en la fragilidad como sobre la actividad de la Artritis Reumatoide.

En un nuevo estudio con más de 300 pacientes adultos con Artritis Reumatoide se valora el impacto de los hábitos nutricionales sobre la fragilidad y los factores relacionados con la Artritis Reumatoide.

La fragilidad fue mayor en los pacientes con Artritis Reumatoide en comparación con la población general y se relacionó de forma significativa con la actividad de la Artritis Reumatoide medida por el DAS28.

Otros factores que también se relacionaron con la presencia de la fragilidad fueron la edad, la disminución de la actividad física (disminución de fuerza de agarre, menor velocidad al caminar) y el uso de corticoides (prednisona) y metotrexato.

Los niveles en sangre de ácidos grasos poliinsaturados n-3 (PUFA n-3) van en consonancia con el consumo de pescado en la dieta y se relaciona con una reducción del riesgo de mortalidad. Los PUFA n-3 de origen marino también pueden tener efectos antiinflamatorios sobre la Artritis Reumatoide.

En un estudio previo, tomar suplementos dietéticos de PUFA n-3 disminuye los parámetros de actividad de la Artritis Reumatoide (recuento de articulaciones sensibles, recuento de articulaciones inflamadas y duración de la rigidez matutina), dependiendo de la dosis.

Este estudio nos muestra una correlación negativa entre la frecuencia de ingesta de productos del mar y la actividad de la AR. Según estos resultados y estos conocimientos, comer habitualmente pescado puede contribuir a prevenir la fragilidad a través de efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos n-3 y, en parte, a través de la ingesta de proteínas.

En conclusión, la fragilidad tiene relación con la actividad de la enfermedad de Artritis Reumatoide y una relación inversa con la frecuencia de la ingesta de pescado. Por lo tanto, comer pescado habitualmente puede desempeñar una intervención nutricional clave para prevenir la progresión de la fragilidad y de la Artritis Reumatoide.

 

Minamino H et al. Habitual fish intake negatively correlates with prevalence of frailty among patients with rheumatoid arthritis. Sci Rep. 2021 Mar 3;11(1):5104. doi: 10.1038/s41598-021-84479-0.

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta