https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/10/perspectivas_futuro_epoc-750x420.jpg
SHARE
11 octubre, 2019 in-pacient.s

Un grupo de especialistas en enfermedades respiratorias españoles han tratado de responder a esta pregunta y han publicado su reflexión en la revista COPD: Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease. Transcribimos a continuación, la enumeración de los aspectos en los que se esperan avances en la próxima década.

 

  1. Respuestas que deberán ofrecer los estudios epidemiológicos.
  2. En la EPOC, todas las dimensiones epidemiológicas coinciden a la hora de apuntar hacia una enfermedad con alta prevalencia, morbilidad, y afectación de la calidad de vida. Por ello no cabe duda de que la EPOC tiene un gran impacto en los sistemas de salud. El estudio epidemiológico de los determinantes de la enfermedad permitirá identificar áreas geográficas que necesiten actuaciones específicas.

    Otro aspecto en el que la epidemiología dará respuestas es en la identificación de factores que pueden influir sobre la mortalidad por la enfermedad. En este sentido, se podrá responder a cuestiones como el impacto del uso de cigarrillos electrónicos sobre prevalencia y mortalidad.

  3. Avances en la identificación de las distintas formas de manifestación de la enfermedad y las causas fisiológicas y biológicas que las originan.
  4. En la actualidad sabemos que la EPOC puede tener comportamientos clínicos distintos, y que las variaciones en la biología de la enfermedad no siempre se relacionan con los mismos. Solamente si se avanza en la identificación precoz de esas vías o causas biológicas alteradas se podrá intervenir sobre las distintas formas de comportarse la enfermedad en etapas precoces. Además, la combinación de modelos experimentales y el estudio de modelos clínicos permitirá identificar nuevos objetivos sobre los que desarrollar tratamientos.

  5. Deberá mejorarse el diagnóstico o cambiar los criterios de diagnóstico de la enfermedad.
  6. Estudios recientes concluyen que, conforme a los criterios diagnósticos actuales, hasta un 70% de las personas con EPOC podrían no estar diagnosticadas, mientras que entre un 30 y un 60% de las que han recibido alguna vez este diagnóstico en el pasado, no padecen la enfermedad realmente.

  7. Mejoras en la clasificación y definición de perfil de riesgo de los pacientes.
  8. Resolución del llamado solapamiento Asma-EPOC
  9. A pesar de que se refiere como una realidad, la entidad definida como el solapamiento entre las dos enfermedades todavía presenta muchas incógnitas. Tanto su definición como la forma de identificar o diagnosticar a quienes lo padecen son aspectos necesitados de avance. Está claro que sin una sistematización de su definición y criterios, no se podrá avanzar en la valoración de las alternativas de tratamiento.

  10. Integración de las comorbilidades en la atención a la EPOC.
  11. Las comorbilidades, o enfermedades que pueden aparecer junto a la EPOC, tienen un alto impacto en el paciente, en su calidad de vida y en su pronóstico, independientemente de la severidad de la enfermedad como tal considerada como el nivel de obstrucción de las vías aéreas. Así, la identificación sistemática de situaciones como osteoporosis, comorbilidades cardiovasculares, alteraciones musculares, o síndrome de apnea del sueño, entre otras, permitirán un tratamiento integral que mejore la atención de la enfermedad.

  12. Tratamiento no farmacológico

  13. A pesar del impacto considerable sobre la enfermedad y su evolución, intervenciones clave como el abandono del tabaco, la rehabilitación pulmonar o la vacunación, todavía representan un reto para la atención sanitaria.

  14. Mejora de la actividad física.
  15. Tras haber sido identificado como un factor pronóstico y modificador de la evolución de la enfermedad de primera magnitud, el incremento de la actividad física en los pacientes con EPOC deberá pasar a ser un objetivo prioritario.

  16. Los retos del tratamiento farmacológico
  17. A pesar del creciente número de opciones de tratamiento, todavía quedan muchos aspectos por resolver al respecto, como el posible efecto antiinflamatorio de los broncodilatadores de larga duración, el posible impacto de los corticoides en las infecciones y en la prevención del cancer de pulmón. Por otra parte, deberá avanzarse en el estudio del impacto y perfil de seguridad de las combinaciones fijas inhaladas. Por último, el posible papel de los tratamientos biológicos tendrá que clarificarse de forma definitiva, dado el fracaso hasta la fecha en demostrar mejoras consistentes en la enfermedad, salvo en excepciones como el solapamiento asma y EPOC.

  18. Intervención sobre las exacerbaciones
  19. La definición, identificación y categorización de las exacerbaciones, permitirá el diseño de tratamientos o pautas de actuación específicas.

López-Campos, J. L., Rodríguez, D. A., Quintana-Gallego, E., Martínez-Llorens, J., Carrasco Hernández, L., & Barreiro, E. Ten Research Questions for Improving COPD Care in the Next Decade. COPD: Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease, 1–10.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario