https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/08/20210803_Artritis_Reumatoide_conducir_coche_volante_independencia.jpg
SHARE

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica que afecta negativamente a la calidad de vida de los pacientes, llegando a limitar su independencia. El dolor, la rigidez en las articulaciones con reducción de la fuerza muscular y de la movilidad puede dificultar en gran medida las actividades de la vida diaria.
Actualmente los tratamientos tienen como objetivo prevenir el daño en las articulaciones, reducir el dolor y mejorar la función articular. Por lo tanto, la meta de un tratamiento eficaz a día de hoy en la Artritis Reumatoide es controlar la enfermedad de tal forma que se mantenga la capacidad funcional, conservando la independencia del paciente mejorando así su calidad de vida.
En muchas partes del mundo esta independencia significa capacidad para conducir y favorecer el desplazamiento para hacer diferentes gestiones, entre ellas acudir al médico. Los pacientes con Artritis Reumatoide con dolor y rigidez, principalmente en las extremidades superiores, pueden tener dificultades para entrar y salir del coche, abrir y cerrar las puertas, abrocharse el cinturón, girar la llave o agarrar el volante. Aquellos que tienen afectada mayormente la movilidad en las extremidades inferiores, pueden tener limitada la capacidad para presionar el acelerador y el pedal del freno, o bien aquellos con afectación del cuello pueden tener dificultades para girar la cabeza a izquierda o derecha mientras conducen.
En muchos países desarrollados los médicos están legalmente obligados a informar a sus pacientes si son aptos o no para conducir. Sin embargo, son pocos los pacientes que alguna vez han recibido consejos sobre la conducción de un vehículo por parte de su médico. Parece que durante las visitas rutinarias de evaluación  no suele valorarse la capacidad para conducir de los pacientes.
Actualmente, no existe un consenso sobre el impacto de la Artritis Reumatoide sobre la capacidad para conducir y si ésta afecta a la seguridad relacionada con la conducción, en la que se incluye el riesgo de accidentes automovilísticos.
Se han publicado los resultados de lo que consideramos  la primera revisión sistemática que valora el impacto de la Artritis Reumatoide sobre la capacidad de conducción y la seguridad relacionada con la conducción.
Esta revisión valora la información de estudios realizados en pacientes con Artritis Reumatoide durante el período entre 1976 y 2015 en el que la gestión de la enfermedad ha mejorado considerablemente.
En los últimos tiempos hemos avanzado considerablemente en el tratamiento y la gestión de la Artritis Reumatoide. Desde la aparición de Metrotrexato, los tratamiento combinados y por último la aparición de los fármacos biológicos, junto con un cambio hacia un tratamiento más agresivo desde las primeras fases de la enfermedad, no sólo hemos aumentado la esperanza de vida, sino que también hemos mejorado el desempeño de las actividades de la vida diaria de estos pacientes.
Por otro lado, también hemos avanzado en las características y seguridad de los coches de última generación. De tal forma que hoy en día disponemos de sistemas electrónicos y automatismos en los vehículos que favorecen la maniobrabilidad y el manejo del automóvil. Finalmente, a día de hoy disponemos de múltiples adaptaciones que ayudan a realizar las tareas básicas en el coche. Todo esto nos lleva a una adaptación del vehículo para que un paciente con Artritis Reumatoide pueda conducir de forma confortable  y segura.
Tanto las mejoras en la gestión de la Artritis Reumatoide como la evolución en el manejo y seguridad de los coches nos puede llevar a una mayor facilidad y seguridad en la conducción de los pacientes con esta enfermedad. Según la DGT se pueden instalar ayudas en la dirección y adaptación en los frenos y/o aceleradores, pedales adaptados, espejos que amplíen su campo de visión, etc.

Los investigadores de esta publicación concluyen que existe escasez de datos que relacione cuantitativamente la Artritis Reumatoide con la capacidad de conducción o resultados de seguridad.
Los datos disponibles hasta el momento sugieren que son frecuentes las dificultades de conducción y el uso de adaptaciones en los pacientes con Artritis Reumatoide. La conducción de automóviles es una actividad instrumental en la vida diaria, por lo tanto se necesita mayor investigación sobre la capacidad de conducir en el entorno de esta enfermedad.

Zhou DJ, Mikuls TR, Schmidt C, England BR, Bergman DA, Rizzo M, Merickel J, Michaud K. Driving Ability and Safety in Rheumatoid Arthritis: A Systematic Review. Arthritis Care Res (Hoboken). 2021 Apr;73(4):489-497. doi: 10.1002/acr.24137.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte:

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario