https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/02/Parkinson_Vitamina_D_COVID.jpg
SHARE
21 febrero, 2022 in-pacient.es

 

Los estudios sobre relación entre los niveles de vitamina D y la enfermedad de Parkinson han aportado resultados contradictorios. Algunos estudios han demostrado que es frecuente que los pacientes con Parkinson presenten deficiencia de vitamina D, incluso existe la teoría que la deficiencia de vitamina D pueda jugar algún papel en el origen o desarrollo del Parkinson. Otros estudios han informado que los suplementos de vitamina D mejoran significativamente las manifestaciones motoras y no motoras de la enfermedad de Parkinson y con ello la calidad de vida de estos pacientes.

La carga global de la deficiencia de vitamina D en pacientes con Parkinson podría atribuirse a la disminución de la actividad física general y la reducción de la exposición al sol debido a la movilidad restringida. Se ha visto que niveles más altos de vitamina D se relacionan con mejores reacciones posturales espontáneas en pacientes con Parkinson. Por lo tanto, además de afectar a la actividad  motora, la vitamina D puede agregar beneficios neurológicos en pacientes con Parkinson.

Por otro lado, en la pandemia actual de COVID-19, algunos ensayos clínicos y meta-análisis afirman que la suplementación con vitamina D protege contra el desarrollo de manifestaciones de COVID. La evidencia indica que la suplementación con vitamina D también puede disminuir el riesgo de tener infecciones y mortalidad por COVID-19 en los pacientes con Parkinson, además de reducir los cuadros clínicos motores y no motores de esta enfermedad y de reducir la frecuencia de fractura ósea. Todo esto nos lleva a lograr una mejora en la calidad de vida de estos pacientes.

Según una revisión de la literatura de reciente publicación, se debe recomendar el control de los niveles de vitamina D de forma regular en los pacientes con Parkinson  y suplementación en aquellos casos que  se necesite ya que existen beneficios comprobados de la vitamina D sobre el sistema inmunológico, el papel potencial sobre los pacientes con Parkinson y sobre los infectados por COVID-19. Esta suplementación  deberá realizarse con la supervisión del médico tratante y se ha recomendado que la suplementación se realice durante el mayor tiempo posible para mejorar el pronóstico en pacientes con Parkinson .

En resumen, las personas con enfermedad de Parkinson tienden a presentar niveles bajos de vitamina D. Administrar suplementos de vitamina D puede mejorar significativamente las manifestaciones motoras y no motoras de la enfermedad de Parkinson y, como consecuencia, la calidad de vida de estos pacientes. Además, la vitamina D puede tener efectos antivirales y desempeñar un papel importante en las defensas de agentes que causan enfermedades respiratorias.

Si bien se necesitan más estudios, la administración de vitamina D en pacientes con Parkinson a dosis moderadas y calculadas (siempre bajo supervisión médica) puede ayudar a minimizar el riesgo y la carga de la propia enfermedad y de las complicaciones por infección por COVID-19.

 

Azzam AY, Ghozy S, Azab MA. Vitamin D and its’ role in Parkinson’s disease patients with SARS-CoV-2 infection. A review article. Interdiscip Neurosurg. 2022 Mar;27:101441. doi: 10.1016/j.inat.2021.101441.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

 

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta