https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/11/EII_Dieta_alimentos_nutrición_Crohn_Colitis_Ulcerosa-e1574532619737-750x420.jpg
SHARE
4 diciembre, 2019 in-pacient.es

La mayoría de los pacientes con EII consideran que la dieta es una herramienta para gestionar los síntomas de su enfermedad, según publicaciones recientes.

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), entre las que figuran la enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa, es una inflamación del intestino crónica que se caracteriza por períodos de enfermedad activa y remisión.

La dieta puede modular tres factores importantes, el microbioma  intestinal, el sistema inmunitario y la función de barrera intestinal.

La dieta afecta sustancialmente la calidad de vida de los pacientes con EII y su modificación parece ser una herramienta para que los pacientes gestionen su enfermedad.

La EII es de naturaleza heterogénea, por lo que se ha demostrado que es difícil establecer una guía dietética específica para todos los pacientes y los tipos de alimentos que se toleran varían en gran medida entre los pacientes. El acceso al asesoramiento dietético adecuado es una parte esencial del autocontrol de la dieta en la EII. Sin embargo, los pacientes aprenden sobre sus tolerancias e intolerancias alimentarias por ensayo y error en lugar de estar bajo la guía de un profesional de la salud. Esto crea el riesgo de deficiencias de nutrientes en caso de evitar alimentos y como consecuencia de realizar dietas estrictas. Además, no hay garantía de que se tomen las mejores medidas posibles para controlar el trastorno intestinal. Sin embargo, existe evidencia de que la efectividad de las dietas personales podría mejorarse con la orientación de un servicio profesional de EII en la dieta.

Es importante aprender más sobre las prácticas y creencias actuales de los pacientes con EII con respecto a su dieta.

Por lo tanto, el objetivo de un estudio fue obtener una idea de las creencias del paciente con EII en qué medida la dieta juega un papel en su trastorno intestinal y los cambios en la dieta que toman para limitar o evitar los síntomas de la enfermedad.

Se contactó para realizar una encuesta con más de 5 mil pacientes con Crohn o Colitis Ulcerosa de las que 294 fueron sobre las que se realizó el análisis estadístico.

En general, entre los pacientes participantes no se considera que la dieta pueda ser la causa de su EII. Sin embargo, se consideró que tomar ciertos alimentos específicos pueden causar o terminan en un brote de la enfermedad. Se consideró a la dieta como una herramienta de gestión importante para reducir los síntomas de la enfermedad y la mayoría de pacientes la consideran igual o incluso más importante que el tratamiento médico. Evitar u omitir los alimentos que se consideran perjudiciales es una de las formas de utilizar esta “herramienta” en comparación a seguir una dieta especial o consumir alimentos específicos.

La mayoría de los pacientes participantes tomaban suplementos dietéticos. Y, por otro lado, se añadía la práctica de deporte y ejercicios de relajación como hábitos más frecuentes que pasaban a forman parte de su estilo de vida.

La mayoría de los pacientes participantes de este estudio declaró que su fuente de información y conocimiento nutricional era su propia experiencia.

En conclusión, la perspectiva de los pacientes con EII sobre la nutrición es que tiene un valor muy importante y no necesariamente para prevenir la enfermedad, sino más bien como una herramienta para controlar los síntomas en la vida diaria.

Aunque los cambios en la dieta no son claros y difieren entre los pacientes, existe un subgrupo de éstos que cree que se beneficiará de estos cambios dietéticos.

Por lo tanto, se debe alentar a los pacientes a tomar nota de su  dieta y de aprender de su propia experiencia, preferiblemente respaldados por un asesoramiento profesional.

Esta publicación es apoyada por otro grupo de investigadores del Reino Unido (2) en los que los hallazgos de este estudio corroboran las observaciones en una población de este país y particularmente en relación a cierto grupo de alimentos que exacerban los síntomas como son las comidas grasas, picantes, frutas, verduras y productos lácteos.

 

 

(1) de Vries JHM et al. Patient’s Dietary Beliefs and Behaviours in Inflammatory Bowel Disease. Dig Dis. 2019;37(2):131-139. doi: 10.1159/000494022.

 

(2) Crooks B et al. Diet and Inflammatory Bowel Disease: Thoughts on Food, Perceptions and Beliefs. Dig Dis. 2019;37(6):486-487. doi: 10.1159/000500083.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario