https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/05/EII_Crohn_Colitis_Embarazo-e1589359412493-750x420.jpg
SHARE
13 mayo, 2020 in-pacient.es

Una nueva revisión aborda diferentes aspectos sobre el cuidado de las pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) durante el período previo a la concepción y durante el embarazo.

El manejo  del embarazo en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Crohn o Colitis Ulcerosa) plantea numerosos desafíos ya que requiere garantizar seguridad para la madre y el feto. Por lo tanto, mantener la inactividad de la enfermedad y una atención adecuada previa a la concepción es de suma importancia para lograr resultados óptimos, tanto para la madre como para el bebé. Además, esta atención mejora el conocimiento de las pacientes, las preocupaciones y las creencias erróneas relacionadas con los problemas de salud reproductiva en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Las interacciones entre mujeres con EII en edad reproductiva con diferentes especialistas antes de la concepción son oportunidades para evaluar el riesgo, promover comportamientos de estilos de vida saludables e identificar, tratar y optimizar los problemas médicos y psicosociales que podrían afectar principalmente al embarazo, la salud de la madre y la del bebé.

Cuando las mujeres con EII se presentan a su primera visita prenatal, incluso en el primer trimestre del embarazo, quizás pueda ser demasiado tarde para abordar factores que podrían modificarse y prevenir la aparición de efectos no deseados tanto para la mamá como para el bebé.

Destacamos aquí de forma breve los diferentes puntos abordados por esta revisión:

FERTILIDAD

La fertilidad, o capacidad para concebir sin intervención médica entre las mujeres con EII sin cirugía previa de esta enfermedad, es similar a la población general.

Las mujeres con EII pueden tener menos hijos por elección personal no porque no puedan ser madres.  Estas pacientes pueden tener preocupaciones con diferentes aspectos del embarazo (que sus hijos padezcan la misma enfermedad, complicaciones del embarazo debido a la enfermedad, efectos indeseables del tratamiento que están cumpliendo para controlar la EII, etc.). La mayoría de estas preocupaciones pueden ser debidas a creencias erróneas y falta de conocimiento, por lo que se destaca la necesidad de información y asesoramiento por parte del personal sanitario.

La infertilidad mecánica puede ocurrir en aquellas pacientes que han sufrido previamente algunos tipos de intervenciones quirúrgicas en relación a la EII.

ANTICONCEPCIÓN

En general, los embarazos no planificados están asociados a un mayor riesgo de atención prenatal retrasada, parto prematuro y bajo peso del bebé al nacer. Las mujeres con EII esperan recibir asesoramiento anticonceptivo de su especialista y no de su médico de Atención Primaria. La discusión amplia sobre los diferentes métodos anticonceptivos no corresponde a esta publicación/revisión.

GENÉTICA

El riesgo genético de la EII es un tema importante que surge frecuentemente en las consultas previas a la concepción. ¿Le pasaré esta enfermedad a mi bebé? ¿ La EII es hereditaria?. Estudios previos han informado que un 75% de las pacientes con EII presentan preocupaciones sobre la posibilidad de que sus hijos puedan padecer su enfermedad y como consecuencia un tercio deciden no tener hijos.

Si bien se han investigado numerosas asociaciones genéticas con la EII, rara vez se puede atribuir a un solo gen, y faltan pruebas genéticas para predecir la estratificación del riesgo a este respecto. Este riesgo puede ser mayor cuando ambos padres tienen EII, en presencia de múltiples miembros de la familia afectados por esta enfermedad, en aquellas pacientes con edad más temprana al momento del diagnóstico y en ciertos grupos étnicos (blancos no hispanos y judíos).

ASPECTOS PSICOLÓGICOS Y SOCIALES

Las pacientes con EII comunican muchos miedos en relación al embarazo. Hacer frente a esas preocupaciones de la mano de especialistas puede reducir el nivel de ansiedad y angustia. La participación de un psicólogo para atender a las mujeres con EII antes de la concepción y a lo largo del embarazo, es importante.

MANTENIMIENTO DE LA SALUD GENERAL

Las pacientes de EII, al igual que el resto de la población, antes de quedarse embarazadas deberían actualizar sus vacunas, así como, optimizar otras enfermedades coexistentes como por ejemplo diabetes, hipertensión arterial, etc. Se debe alentar a abandonar el hábito de fumar y el abuso del alcohol.

NUTRICIÓN Y CONTROL DEL PESO CORPORAL

La desnutrición y la pérdida de peso son características comunes entre los pacientes con EII. Por lo tanto, una atención previa a la concepción debe centrarse en optimizar el aporte nutricional, mantener el régimen de suplementos (como suplementos vitamínicos) y lograr un peso ideal antes del embarazo. La asistencia por un nutricionista para controlar un aporte adecuado de calorías, proteínas y detección de deficiencias nutricionales  y control del IMC, forman parte de la atención integral previa al embarazo en una paciente con EII.

GESTIÓN DE LA ACTIVIDAD DE LA EII

Mantener la remisión de la EII es una parte crítica de la atención previa al embarazo. Se sabe que la actividad de la EII en el momento de la concepción es determinante clave tanto para el curso de la EII a lo largo de la gestación, como para los resultados del embarazo. Alcanzar la remisión de 3 a 6 meses antes de la concepción reduce significativamente el riesgo de brotes y las complicaciones durante el embarazo. La actividad de la enfermedad debería evaluarse antes de la concepción para facilitar las decisiones apropiadas en este importante período de tiempo.

MEDICACIÓN

La mayoría de los pacientes necesitarán tratamiento farmacológico para controlar la actividad de la EII antes y durante el embarazo. El asesoramiento previo a la concepción se ha relacionado con un mejor cumplimiento del tratamiento.

Las pacientes con EII generalmente tienen inquietudes con respecto al riesgo de la fertilidad y posibles efectos de los fármacos utilizados para el control de su EII sobre el bebé. El tratamiento farmacológico para la EII, que incluye: agentes biológicos, corticoides, tiopurinas, metotrexato, mesalazina, no afectan a la fertilidad. Además, a excepción del metotrexato, la mayoría de medicamentos utilizados son seguros durante el embarazo y su uso supera el riesgo de EII activa.

El asesoramiento médico adecuado ayuda a eliminar los posibles miedos y creencias negativas de las pacientes con EII respecto a los diferentes tratamientos.

 

Cuidar a las mujeres con EII en edad reproductiva puede ser un desafío. La atención integral previa a la concepción de las mujeres con EII debe incluir un equipo multidiciplinar de especialistas entre los que se incluyen: el gastroenterólogo especializado en EII, un especialista materno-fetal (ginecólogo-obstetra), el nutricionista y el psicólogo.

Mejorar la atención de las mujeres con EII se logra con la información,  el asesoramiento y la toma de decisiones compartida. Este enfoque está ganando popularidad y ha demostrado estar asociado a mejores resultados.

 

 

Rottenstreich A et al. . Preconception counseling of females with inflammatory bowel disease. Best Pract Res Clin Gastroenterol. 2020;44-45:101666. doi:10.1016/j.bpg.2020.101666

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario