https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/11/Parkinson_equilibrio_caidas_vitamina_b12-e1606075592993-750x420.jpg
SHARE
23 noviembre, 2020 in-pacient.es

El control y tratamiento de las alteraciones de los niveles de vitamina B12 podría beneficiar a aquellos pacientes de Parkinson con trastornos del sistema nervioso periférico y problemas de equilibrio.

Un nuevo estudio investiga si los déficits de la función del sistema nervioso periférico y su relación con los niveles de vitamina B12 pueden conducir a una disminución de la estabilidad postural en la enfermedad de Parkinson.

Tradicionalmente se considera que los trastornos motores de la enfermedad de Parkinson afectan a la estabilidad postural de estos pacientes. Sin embargo, también pueden ocurrir alteraciones de la función sensorial del sistema nervioso periférico en personas con Parkinson que pueden afectar a la capacidad de estos pacientes para mantener el equilibrio.

Por otro lado, estudios previos han demostrado que comúnmente los pacientes con enfermedad de Parkinson presentan niveles bajos de Vitamina B12  y esta deficiencia se ha relacionado con neuropatía periférica o alteraciones del sistema nervioso periférico que cursan con síntomas como entumecimiento y debilidad muscular, disminución de la capacidad para caminar, deterioro cognitivo y mayor velocidad de progresión de esta enfermedad. La causa de esta asociación es desconocida pero probablemente sea debida a múltiples factores.

Por lo tanto, existe un vínculo entre los trastornos del sistema nervioso periférico y los niveles de vitamina B12,  de tal forma que niveles bajos de esta vitamina  se asocian a una función nerviosa periférica deficiente.

Un estudio de reciente publicación tuvo como objetivo evaluar las diferencias entre la función del sistema nervioso periférico y su relación con los niveles de vitamina B12 en sangre entre pacientes con Parkinson y un grupo de control o personas de la misma edad sin esta enfermedad.

En general, se observó que los pacientes con Parkinson tienen una disminución significativa de la función nerviosa periférica y también que existió una relación significativa entre la función nerviosa periférica y la estabilidad postural. Por otro lado, los niveles bajos de vitamina B12 se relacionaron con déficit de la función nerviosa periférica y problemas en el equilibrio en estos pacientes.

 

Los pacientes de Parkinson pueden beneficiarse de ejercicios para mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas, pero además deberán controlarse de forma periódica los niveles de vitamina B12 y en los casos en los que se considere oportuno, recomendar suplementos vitamínicos.

Sabemos además, que los suplementos de Vitamina B12 podrían mejorar la función motora y cognitiva de la enfermedad de Parkinson

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta