https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/03/Parkinson_dieta_mediterranea_alimentos_memoria_cognicion-e1584954366597-750x420.jpg
SHARE
23 marzo, 2020 in-pacient.es

Los resultados de lo que consideramos el primer ensayo clínico que investiga los efectos de la dieta mediterránea durante 10 semanas sobre la función cognitiva en pacientes con enfermedad de Parkinson, apuntan a que cumplir con esta dieta puede mejorar y prevenir la demencia en esta enfermedad.

El deterioro cognitivo es un síntoma no motor de frecuente aparición en la enfermedad de Parkinson afectando a procesos tales como la memoria, la atención y la velocidad en la que se procesa la información.

Un deterioro cognitivo leve, definido como una etapa entre la cognición normal y la demencia, puede estar presente entre el 20% y el 55% de los pacientes con Parkinson. Por lo tanto, identificar y tratar este deterioro podría contribuir a mejorar la calidad de vida y la salud de estos pacientes.

Está documentado que algunos factores ambientales juegan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Los alimentos y la dieta han tenido recientemente especial atención en las investigaciones, como factor ambiental que podría afectar al desarrollo de esta enfermedad. Sin embargo, a día de hoy los hallazgos sobre un solo alimento o nutriente y el riesgo de desarrollar esta enfermedad son inconsistentes.

Estudios previos han mostrado que cumplir con una dieta mediterránea se asocia con menor probabilidad de desarrollar enfermedad de Parkinson, lo que sugiere que este tipo de dieta podría tener un efecto beneficioso para la prevención y control de la enfermedad de Parkinson y de sus complicaciones.

La dieta mediterránea consiste principalmente en alto consumo de alimentos vegetales (verduras, legumbres, frutas y granos), toma moderada de pescado, alto consumo de ácidos grasos insaturados (principalmente en forma de aceite de oliva), baja proporción de alimentos con ácidos grasos saturados (bollería, alimentos procesados, embutidos, etc); toma moderada de productos lácteos y carnes (especialmente carne blanca como pollo, conejo o cerdo).

Una revisión previa mostró que el cumplimiento de una dieta mediterránea se relaciona con mejor salud cognitiva. Sin embargo, hasta donde sabemos no existe ningún ensayo clínico que evalúe el efecto de la dieta mediterránea sobre la salud de los pacientes con enfermedad de Parkinson.

Se han publicado los resultados de lo que consideramos el primer ensayo clínico aleatorio cuyo objetivo principal fue investigar el efecto de la dieta mediterránea sobre la función cognitiva de  pacientes con Parkinson.

Este ensayo se realizó en un solo centro con la participación de 80 pacientes con enfermedad de Parkinson idiopática que fueron asignados en dos grupos: uno con dieta mediterránea (40 pacientes) y el grupo control (40 pacientes). El estudio duró 10 semanas y posteriormente se evaluaron  las puntuaciones en la función cognitiva,

Los resultados de este estudio mostraron que cumplir con una dieta mediterránea aumentó notablemente la función ejecutiva, el lenguaje, la atención, la concentración y la memoria activa y en resumen la puntuación total de la evaluación cognitiva de los pacientes.

Los resultados de este estudio podrían ser útiles en el entorno clínico para controlar los efectos de la enfermedad de Parkinson, prevenir la demencia y aumentar la calidad de vida de estos pacientes.

Se requieren más estudios, con más tamaño de muestra y mayor duración, para confirmar los resultados de este ensayo.

 

Paknahad Z et al.  The Effect of the Mediterranean diet on Cognitive function in patients with Parkinson’s disease: a randomized clinical controlled trial. Complement Ther Med 2020 4 mar: 102366

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta