https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/01/esclerosis_multiple_mindfulness_actividad_fisica.jpg
SHARE
13 enero, 2022 in-pacient.es

Un estudio, publicado en la revista Frontiers in Psychology, ha analizado la eficacia de las Intervenciones psicológicas como el Mindfulness o Intenciones de Implementación, asociadas a un programa de Actividad Física e impartido a través de Internet, en la reducción de los síntomas de la Esclerosis Múltiple (EM). Los resultados invitan a que las personas con Esclerosis Múltiple busquen el soporte de estas técnicas de psicología positiva para ayudarles en la gestión de su enfermedad.

En el contexto de la EM, el mindfulness puede ayudar a las personas a tomar conciencia de las percepciones repetitivas sobre el pasado o de los pensamientos perturbadores sobre el futuro desconocido, sin comprometerse ni perseguirlos necesariamente. Se ha demostrado que un programa de entrenamiento de mindfulness tiene un efecto positivo en los pacientes con EM: puede minimizar el impacto emocional y psicológico de enfermedades crónicas y ayudar a mejorar las condiciones clínicas, como la reducción de la fatiga, el malestar emocional, la depresión y el dolor, con la consiguiente mejora de la calidad de vida.

Intenciones de implementación, una técnica reciente en psicología positiva

Las intenciones de implementación constituyen una nueva técnica de intervención de psicología positiva. La intención de implementación es una herramienta aparentemente sencilla. Adopta la forma de una declaración «si../ entonces…». Puede conducir a una mejor consecución de los objetivos, así como ayudar a la modificación de hábitos y conductas. Por ejemplo, si el objetivo es perder peso. Una de las posibles intenciones de implementación es: «Si tengo hambre a media tarde, me comeré un plátano y no una galleta». Funciona porque es una decisión previa, una decisión tomada de antemano, en lugar de en el momento (las decisiones tomadas en el momento no siempre apoyan los objetivos). Y como la decisión se ha tomado de antemano, puede asegurarse de que el entorno apoya el objetivo, teniendo un plátano en la mesa. Simple pero eficaz.

Para las personas con EM, los planes «si-entonces» son ventajosos en términos de planificación y programación de la acción. De hecho, los conocimientos, la destreza, la velocidad de la marcha, la calidad de vida y la confianza de los pacientes en la gestión de su salud o enfermedad crónica mejoraron tras una intervención de intenciones de implementación. Asimismo, estudios de electroencefalografía (EEG) y de resonancia magnética funcional (fMRI) han demostrado que la estrategia de intenciones de implementación modula las percepciones y produce una menor actividad en las regiones cerebrales implicadas en el control conductual motivado por el esfuerzo.

Para la realización del estudio ahora publicado, se asignaron treinta y cinco adultos de forma aleatoria a uno de los tres grupos: un grupo de Intervención basada en Mindfulness, un grupo de Intención de Implementación, y un Grupo de Control. Todos los grupos recibieron el mismo programa de actividad física. El grupo de la condición Mindfulness recibió un entrenamiento diario en forma de sesiones pregrabadas, mientras que el grupo de Implementación elaboró sus planes específicos una vez a la semana. Se midió la movilidad, la fatiga y el impacto de la enfermedad en la vida del paciente. Se realizaron dos valoraciones del resultado, una al inicio  y otra después de ocho semanas.

Efecto positivo del mindfulness y las intenciones de implementación sobre diversos aspectos de la EM

Tras de 8 semanas de intervención, los resultados mostraron un aumento significativo en la distancia caminada en los tres grupos. El análisis dentro de cada grupo mostró una mejora importante y estadísticamente significativa entre el pre y el post intervención en el componente físico de la escala de Impacto de la Enfermedad en el grupo de Intención de Implementación, en el grupo de Intervención basada en Mindfulness  con un tamaño el efecto resultó intermedio y en el grupo control  el efecto resultó pequeño. En el grupo de Intención de Implementación, todas las puntuaciones de las subescalas físicas, psicosociales y cognitivas del Impacto de la Fatiga disminuyeron significativamente y el componente físico se correlacionó de forma inversamente proporcional  cuando el grupo de Intención de Implementación practica una actividad física de leve a moderada. En el grupo de Intervención basada en Mindfulness, el componente físico mostró una mejora estadísticamente significativa pero no se correlacionó con la actividad física moderada a vigorosa; los resultados del grupo de control no revelaron ningún cambio significativo.

Los resultados de este estudio son muy alentadores e indican claramente que un programa de actividad física adaptado, asociado a intervenciones psicológicas podría ser beneficioso para las personas con EM en una amplia gama de variables. Este estudio revela que la actividad física podría mejorar la movilidad y la función física  en personas con EM leve y moderada. Además, si está acompañada de una intervención de Mindfulness parece ser eficaz para mejorar la movilidad y reducir el impacto de la enfermedad en la vida de los pacientes. Sin embargo, los mecanismos por los que Mindfulness consigue estos beneficios siguen sin estar claros. Por otro lado, estrategias de Intención de Implementación  también son efectivas para mejorar la movilidad, y todavía son más beneficiosa para disminuir la fatiga entre las personas con EM.

Torkhani E, Dematte E, Slawinski J, Csillik A, Gay MC, Bensmaïl D, Heinzlef O, de Marco G. Improving Health of People With Multiple Sclerosis From a Multicenter Randomized Controlled Study in Parallel Groups: Preliminary Results on the Efficacy of a Mindfulness Intervention and Intention Implementation Associated With a Physical Activity Program. Front Psychol. 2021 Dec 24;12:767784. doi: 10.3389/fpsyg.2021.767784. PMID: 35002857; PMCID: PMC8740326.

Otras publicaciones anteriores que pueden ser de tu interés

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta