https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/12/EIi_Crohn_Colitis_Ulcerosa_Cuidador_familia-e1607452786995-750x420.jpg
SHARE
9 diciembre, 2020 in-pacient.es

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), enfermedad de Crohn o Colitis Ulcerosa, se caracteriza por períodos de remisión y recaídas o brotes. Esto requiere de diferentes necesidades médicas y psicosociales que pueden hacer que el paciente dependa de un cuidador para realizar sus actividades diarias, administración del tratamiento, como acompañante en las visitas médicas o aquella persona que brinda apoyo emocional o de otro tipo. Los familiares o los amigos pueden asumir el papel de cuidador, especialmente cuando la enfermedad alcanza períodos graves.

La EII tiende a someter a un estrés significativo  al paciente a lo largo del tiempo. Un estrés excesivo del cuidado puede tener consecuencias físicas y psicológicas, no sólo para el pacientes, sino también para su cuidador.

La salud y el bienestar del cuidador de un paciente con EII  es vital para alcanzar buenos resultados en el paciente. Es necesario tener en cuenta la carga o el impacto de la EII sobre un familiar o un amigo cuando accede a cuidar a un paciente con esta enfermedad. El alto impacto de la EII sobre el cuidador puede afectar tanto a nivel físico, psicológico y económico, de tal forma que puede llegar a ser incapaz de cuidar adecuadamente al paciente, por lo que en última instancia puede perjudicar más que ayudar.

Se han publicado los resultados de una revisión integradora cuyo objetivo fue identificar y describir las cargas o el impacto de la EII sobre el cuidador de un paciente con esta enfermedad.

Según los resultados de esta revisión los familiares cuidadores de los pacientes con EII sufren mucho estrés. Los factores de estrés pueden clasificarse en cuatro grandes tipos:

  • Aspectos psicológicos: ansiedad, depresión, problemas para dormir, preocupaciones por el tratamiento, agotamiento, sensación de impotencia, etc.

 

  • Actividades diarias: La EII afecta a las actividades diarias de los familiares cuidadores debido a las limitaciones causadas por su papel de cuidador, la atención excesiva al pacientes, la interrupción de su trabajo para brindar atención al paciente, pérdida de tiempo libre, etc.

 

  • Salud física: Los cuidadores pueden sufrir agotamiento y síntomas relacionados con fatiga física persistente, pérdida de energía y alto estrés físico.

 

  • Estado financiero o económico: los cuidadores de pacientes con EII, a menudo, pueden enfrentarse a problemas económicos si se ven obligados a cubrir gastos de la vida y del tratamiento del paciente.

 

 

Estos cuatro tipos de factores estresantes afectan a la calidad de vida de los cuidadores de diferentes formas.

Los investigadores concluyen que, dada la naturaleza crónica y recurrente de la EII, los cuidadores de estos pacientes están expuestos a un riesgo considerable. El estrés excesivo del cuidado puede tener consecuencias físicas y psicológicas negativas a largo plazo sobre los familiares o amigos cuidadores. Por lo tanto, es vital evaluar de forma continuada la carga de atención de los cuidadores de los pacientes con EII y evitarla o mitigar con intervenciones centradas en la familia.

Tanto el paciente como el cuidador pueden necesitar apoyo psicológico para adaptarse a esta enfermedad y aprender a manejar de forma eficaz los problemas y las situaciones a las que se enfrentan.

 

 

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

  1. Por suerte, de momento no estoy en fase de necesitar un cuidador, pero, se que la vida de los familiares y personas que conviven con este tipo de pacientes es dura, en según que situaciones por tenerse que adaptar a sus necedidades

Deja una respuesta