https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/02/Artritis_Reumatoide_ejercicio_aerobico.jpg
SHARE
22 febrero, 2022 in-pacient.es

 

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune y sistémica que afecta principalmente a las articulaciones. Los pacientes con Artritis Reumatoide generalmente presentan inflamación, dolor y rigidez matutina en las articulaciones, lo que conlleva a un funcionamiento limitado de las articulaciones afectadas llevando a cierto grado de discapacidad funcional con una disminución en la calidad de vida de estos pacientes.

Actualmente en el tratamiento farmacológico de la Artritis Reumatoide se utilizan fármacos como los AINE o AntInflamatorios No Esteroideos, los Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad (FAME) y en los últimos años se han incorporado los fármacos biológicos como gran avance para el control de la actividad de la enfermedad.

Sin embargo, un número creciente de estudios han sugerido que aumentar la actividad física y el ejercicio puede mejorar los síntomas y reducir el impacto de las manifestaciones de la Artritis Reumatoide. Se define como actividad física a cualquier movimiento corporal producido por los músculos que conlleve gasto de energía.

Se ha demostrado que diferentes modalidades de ejercicio, entre las que se incluye el ejercicio aeróbico, el entrenamiento de resistencia y el entrenamiento de fuerza, son beneficiosas para el tratamiento de la Artritis Reumatoide. De hecho la Liga Europea contra el Reumatismo (EULAR) recomienda realizar actividad física de forma regular como un componente estándar de atención en la Artritis Reumatoide.

El ejercicio aeróbico incluye: caminar, correr, trotar, bicicleta, esquiar, bailar, etc.  y tiene como objetivo aumentar el consumo máximo de oxígeno aumentando la frecuencia cardíaca. Es una actividad de intensidad moderada que se puede mantener durante 30-60 minutos.

Los investigadores han encontrado que el ejercicio aeróbico puede reducir significativamente el daño articular, el riesgo de enfermedad cardiovascular, puede aliviar la fatiga y aumentar la fuerza muscular de los pacientes con Artritis Reumatoide, mejorando su calidad de vida. Al mismo tiempo, el ejercicio aeróbico muestra la ventaja de tener pocos efectos secundarios tóxicos y generalmente es bien aceptado por los pacientes.

Se ha realizado una revisión sistemática y meta-análisis para resumir la evidencia más reciente del efecto de un programa de ejercicios aeróbicos en pacientes con Artritis Reumatoide.

La investigación actual nos evidencia que el ejercicio aeróbico tiene un efecto beneficioso sobre el dolor, la capacidad funcional y la capacidad aeróbica o cardiovascular. No se han comunicado efectos adversos, lo que indica que el ejercicio aeróbico es seguro para los pacientes con Artritis Reumatoide.

Una duración y frecuencia bien equilibradas es esencial. Se recomienda que la mayoría de los adultos realicen ejercicios cardiorrespiratorios de intensidad moderada durante 30 minutos o más al día, 5 días o más a la semana para alcanzar 150 minutos o más a la semana.

Se necesitan estudios adicionales en el futuro para explorar la relación dosis-respuesta entre la intensidad del ejercicio y los síntomas de la Artritis Reumatoide.

 

Ye H et al. Effectiveness and safety of aerobic exercise for rheumatoid arthritis: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. BMC Sports Sci Med Rehabil. 2022 Feb 5;14(1):17. doi: 10.1186/s13102-022-00408-2.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta