https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/03/ejercicio09.jpg
SHARE
13 marzo, 2019 in-pacient.es

Dados los efectos beneficiosos del ejercicio físico regular sobre la condición física, mental y factores relacionados con la enfermedad de Crohn, tales como la fatiga, la pérdida de minerales en los huesos y la inflamación, se ha recomendado como tratamiento complementario realizar ejercicio de forma regular en estos pacientes.

El modelo tradicional del ejercicio prescrito entre los adultos con enfermedades inflamatorias, viene siendo un entrenamiento continuo de intensidad moderada, como por ejemplo de 30 a 60 minutos de natación, ciclismo o carrera realizados de 3 a 5 veces por semana. Sin embargo, existe cada vez mayor evidencia que ejercicios con intervalos de alta intensidad, como por ejemplo, sesiones de 0,5 a 5 minutos de ejercicio vigoroso intercalados por períodos de recuperación activa o pasiva, es una estrategia de ejercicio más eficiente en el tiempo, provocando adaptaciones cardio-metabólicas similares o incluso superiores al ejercicio continuo de intensidad moderada.

Por lo tanto, se necesita una mayor comprensión de la viabilidad, aceptación y los efectos de los diferentes tipos de entrenamientos para respaldar pautas de ejercicios basadas en la evidencia y estrategias específicas para pacientes con enfermedad de Crohn.

Un grupo de investigadores se han planteado la hipótesis de que un entrenamiento con ejercicios de resistencia, ya sea entrenamiento continuo de intensidad moderada o entrenamiento con intervalos de alta intensidad, es una estrategia segura y efectiva para mejorar el estado físico, cardiorrespiratorio, la fatiga, la calidad de vida y la salud mental de las personas con Crohn

Antes de realizar un ensayo clínico a gran escala, se realiza un estudio piloto para valorar las posibles áreas de dificultad como por ejemplo, la posibilidad de que muchos participantes tengan barreras para poder realizar el entrenamiento como por ejemplo fatiga, o la ocupación laboral que impidan la participación en estas prácticas.

Estudios previos han demostrado que el entrenamiento de alta intensidad es una estrategia de ejercicio segura y efectiva en otros tipos de pacientes, pero todos los estudios que hasta el momento se han realizado en pacientes con Crohn habían evaluado un programa de ejercicio de intensidad baja a moderada. Por lo tanto, este es el primer estudio que prueba y demuestra la viabilidad y la aceptación de programas de ejercicios por parte de los pacientes adultos con Crohn.

Los investigadores concluyen que el entrenamiento con intervalos de ejercicios de alta intensidad y el entrenamiento continuo de intensidad moderada es factible y bien aceptado por adultos con enfermedad de Crohn inactiva o moderadamente activa.

Se necesitan más estudios a gran escala para proporcionar estimaciones y valoración del riesgo/beneficio de este tipo de intervenciones.

 

Tew GA et al.  High-intensity interval training and moderate-intensity continuous training in adults with Crohn’s disease: a pilot randomised controlled trial. BMC Gastroenterol. 2019 Jan 29;19(1):19. doi: 10.1186/s12876-019-0936-x.

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

  1. En otros paises hay estudios sobre como el ejercicio no solo ha mejorado los sintomas propios, sino ha remitido sintomas relacionados como gonalgias, ciaticas o inflamaciones como ya menciona. Saludos.

Deja una respuesta