https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/06/Parkinson_Ejercicio_Equilibrio_movilidad-e1590999221100-750x420.jpg
SHARE
1 junio, 2020 in-pacient.es

Entre las manifestaciones motoras y no motoras de la enfermedad de Parkinson, los síntomas que afectan a la marcha y la postura evolucionan rápidamente. A medida que progresa la enfermedad, estos síntomas no responden a la medicación estándar. El deterioro en la fuerza muscular, el equilibrio y la marcha causan inestabilidad postural e inmovilidad que afectan considerablemente a la calidad de vida y son reconocidos como factores de riesgo de caídas frecuentes en estos pacientes.

Varios estudios han sugerido que la rehabilitación es un tratamiento complementario a los tratamientos farmacológicos y quirúrgicos disponibles actualmente para la enfermedad de Parkinson, y se ha demostrado que ésta ralentiza la progresión de la enfermedad actuando como estrategia de protección neuronal.

Sin embargo, a pesar que se ha demostrado que un plan de ejercicios físicos contrarresta la degradación motora, especialmente el equilibrio y la marcha, a día de hoy todavía quedan muchas preguntas sobre cuáles son las pautas de ejercicio recomendables, en cuanto a tiempo de duración, frecuencia, tipos de ejercicios a realizar, etc.

A medida que tengamos mayor conocimiento sobre la dinámica del aprendizaje sobre el control de la postura durante un programa de entrenamiento, en particular sobre el equilibrio, más nos acercaremos a una respuesta acertada sobre el régimen óptimo de ejercicios para un paciente de Parkinson.

Se han publicado los resultados de un estudio en el que se investiga la dinámica de aprendizaje del control postural en un grupo de pacientes con Parkinson. Este programa de ejercicios consistió en un entrenamiento del equilibrio 3 días a la semana, durante 6 semanas. Se evaluó el equilibrio y la movilidad antes, durante y después del entrenamiento con  medidas relacionadas con la estabilidad y la flexibilidad.

Según los resultados de este estudio la movilidad y la flexibilidad mostraron una mejora continua durante todo el programa de entrenamiento del equilibrio. En particular, la movilidad mejoró en la mitad del entrenamiento y continuó mejorando hasta el final, mientras que la  flexibilidad alcanzó importancia solo al final. La progresión en el equilibrio y la estabilidad se caracterizó por mejoras tempranas durante las primeras 3 a 4 semanas del entrenamiento y después esta progresión se estancó.

Los investigadores de este estudio concluyen que “la progresión del equilibrio y la estabilidad postural se logra antes y es susceptible de estabilizarse, mientras que la movilidad y la flexibilidad toman más tiempo para mostrar mejoras, pero tienen una progresión continua durante todo el entrenamiento con ejercicios de equilibrio”.

Esto sugiere que un programa de entrenamiento óptimo para el control de la postura en pacientes con Parkinson debe centrarse en la estabilidad durante las primeras semanas de entrenamiento y disfrutar de ejercicios de mayor intensidad de movilidad y flexibilidad durante las últimas semanas de dicho entrenamiento.

 

Realiza ejercicio como parte del tratamiento ¡Con Parkinson NO PARES!

 

 

Rahmati Z et al. Postural control learning dynamics in Parkinson’s disease: early improvement with plateau in stability, and continuous progression in flexibility and mobility. Biomed Eng Online. 2020;19(1):29. Published 2020 May 11. doi:10.1186/s12938-020-00776-1

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta