https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/11/Parkinson_baile_emociones_calidad_de_vida-2.jpg
SHARE
8 noviembre, 2021 in-pacient.es

 

La enfermedad de Parkinson se asocia con síntomas motores y no motores que impactan negativamente sobre la calidad de vida de estos pacientes. En la actualidad, se utilizan diferentes tratamientos farmacológicos e intervenciones complementarias para mejorar la salud y el bienestar de las personas con Parkinson.

Sabemos que los pacientes con Parkinson a menudo presentan baja autoestima lo que limita su capacidad para crear nuevas relaciones sociales e incluso otras personas pueden tratar negativamente a estos pacientes ya que pueden tener carencia de sus expresiones faciales o dificultad en el habla.  En algunos casos se necesita del apoyo psicológico, tanto para pacientes como familiares/cuidadores, que fortalezca y genere sentimientos positivos.

En general, investigaciones previas han demostrado que el ejercicio o actividad física es un buen complemento para prevenir el desarrollo de ciertas enfermedades tanto físicas como mentales y puede prevenir la aparición de ansiedad y depresión.

El baile puede verse como una forma de realizar ejercicio para personas con Parkinson. Algunos estudios han demostrado que bailar puede mejorar las deficiencias motoras y la gravedad los síntomas de la enfermedad de Parkinson entre leve y moderada. Por otro lado, el baile también puede entrenar y mejorar las alteraciones cognitivas y puede aportar beneficios en el ámbito social y psicológico, mejorando el estado de ánimo y las conductas negativas como por ejemplo la ira.

Hasta ahora la mayoría de los estudios que se han realizado sobre el impacto del baile en pacientes con Parkinson han sido cuantitativos, es decir, con resultados medidos. Sin embargo se han publicado los resultados de un estudio cualitativo realizado en Suecia en el que se valora la experiencia de los participantes en un programa de danza o baile para el Parkinson, mediante entrevistas personales.

El programa de baile se basó en el concepto “Baile para el Parkinson” que consistió en sesiones de 90 minutos un día a la semana durante 12 semanas en la que participaron entre 10 y 15 personas con Parkinson por sesión.

Cada sesión comenzó con imitación por parte de los participantes del lenguaje corporal o movimiento y sonidos de un líder y  al ritmo de la música. Además del entrenamiento del cuerpo, los participantes ayudaron con sus voces o canto al ritmo de músicas conocidas de diferentes estilos, desde música clásica hasta música pop. Posteriormente, se realizaron entrevistas a los participantes para sondear y conocer sus experiencias.

Los participantes se sentían mejor físicamente después de participar en el programa de baile y el efecto podía durar varios días. Cambiaron el enfoque de su enfermedad y experimentaron alivio que condujo a sentimientos de mayor seguridad y movilidad mejorada.

La música y el ritmo les permitió manejar los “periodos de congelación de la marcha” y, por otro lado,  al escuchar los pasos mientras bailaban les ayudó a sentirse más seguros y moverse con mayor facilidad.

Este estudio mostró también la importancia de conocer a otras personas con Parkinson y como esto provoca sentimientos de unión y ofrece la oportunidad de compararse con los demás. Los participantes se ayudaron entre ellos  y esto provocó el desarrollo de los propios recursos a nivel individual.

La participación en un programa de baile aumento la autosuficiencia, mejoró la autoestima y la activación del cuerpo generó un impacto positivo en las dificultades emocionales que conlleva la enfermedad de Parkinson. La alegría impregnaban las sesiones y esto tiene una influencia positiva sobre el estado de ánimo con alivio de los síntomas depresivos y de ansiedad de los pacientes con Parkinson.

En conclusión, el baile tiene beneficios a nivel físico y psicosociales en los pacientes con Parkinson y mejora el sentido de unión y comunidad con otros participantes. Además, los participantes también experimentan mejoras en la autoestima y la felicidad al activar su cuerpo, lo que contribuye a mejorar su estado de ánimo.

Gyrling T et al.  The impact of dance activities on the health of persons with Parkinson’s disease in Sweden. Int J Qual Stud Health Well-being. 2021 Dec;16(1):1992842. doi: 10.1080/17482631.2021.1992842. 

 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta