https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/01/EPOC_dolor-750x420.jpg
SHARE
8 enero, 2021 in-pacient.es

El dolor es una complicación clínica de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que interfiere negativamente con el nivel de actividad física, la calidad de vida y la posibilidad de rehabilitación pulmonar. Sus características y prevalencia han sido poco investigadas, y por ello un grupo de autores daneses ha planteado un estudio al respecto que ahora se publica en la revista International Journal of Chronic Obstructive Pulmonary Disease.

El dolor persistente en la EPOC es un problema con que impacta negativamente en la calidad de vida, el estado de ánimo, la disnea o sensación de falta de aire, y la participación en las actividades de la vida diaria. El sedentarismo resultado de la disnea y el miedo a las molestias inducidas por la actividad puede agravar las comorbilidades comunes relacionadas con la edad, entre ellas la osteoartritis, el dolor lumbar y la osteoporosis, en las cuales el dolor es una manifestación frecuente. Además pueden añadirse otros factores contribuyendo al dolor en las personas con EPOC, como la activación de citocinas que puede inducir un dolor inflamatorio o patologías articulares que provocan dolor torácico al limitar su expansión con los movimientos respiratorios. El dolor y las molestias musculares también pueden deberse a, o agravarse con la medicación.

Las personas con EPOC que viven con dolor crónico son menos activas físicamente que personas de edad similar sin EPOC, o aquellas con EPOC y sin dolor. Un nivel de actividad física reducido puede tener implicaciones negativas cruciales, ya que la actividad física tiene efectos positivos sobre la calidad de vida y la supervivencia en la EPOC.

El estudio llevado a cabo pretendía investigar la prevalencia del dolor, su localización e intensidad en personas con y sin EPOC, así como la asociación entre la intensidad del dolor y los niveles de actividad física entre los participantes con EPOC. Para llevarlo a cabo se tomaron datos de la Encuesta Danesa de Salud y Morbilidad en 2017. La población del estudio estuvo restringida a individuos mayores de 35 años.

En total, se analizaron 528 participantes con EPOC y 8.184 participantes sin EPOC  de los que un 51% eran mujeres, con una edad media de 67,1 años. La prevalencia del dolor en los últimos 14 días fue significativamente mayor en los participantes con EPOC frente a quienes no tenían esta enfermedad (72,7% vs 57,7%), localizado principalmente en las extremidades, el tórax y la parte baja de la espalda. La EPOC se asoció con la prevalencia casi tres veces mayor de dolor crónico. Los participantes con EPOC reportaron una intensidad de dolor más alta en comparación con aquellos sin EPOC y el análisis evidenció que dicha intensidad se asoció negativamente con la probabilidad de ser físicamente activo.

Los autores concluyen su trabajo afirmando que el dolor es más prevalente en personas con EPOC y que esta enfermedad  se asocia con una intensidad de dolor más elevada. En las personas con EPOC, el aumento de la intensidad del dolor se asocia con menores probabilidades de realizar actividad física. Este estudio sugiere que el tratamiento de la EPOC debe incluir una evaluación general de rutina del dolor, la calidad del sueño y las comorbilidades y, posteriormente, un plan de manejo del dolor en los programas de rehabilitación para aumentar la probabilidad de realizar un mayor nivel de actividad física.

Hansen J, Molsted S, Ekholm O, Hansen H. Pain Prevalence, Localization, and Intensity in Adults with and without COPD: Results from the Danish Health and Morbidity Survey (a Self-reported Survey). Int J Chron Obstruct Pulmon Dis. 2020 Dec 9;15:3303-3311. doi: 10.2147/COPD.S275234. PMID: 33335391; PMCID: PMC7737012.

SHARE
Last updatedby