https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/11/Artritis_Reumatoide_afrontamiento_dolor_emociones-e1573462360253-750x420.jpg
SHARE
12 noviembre, 2019 in-pacient.es

Las diferencias individuales en el funcionamiento emocional, el proceso de la evaluación del dolor y el apoyo social percibido por el paciente pueden desempeñar un papel relevante en la experiencia subjetiva del dolor en la Artritis Reumatoide(AR).

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica sobre la que, a día de hoy, aún se desconoce exactamente su origen, aunque se supone que es una enfermedad multifactorial o que es el resultado de la interacción entre factores genéticos, psicológicos y ambientales. Todo esto lleva a una desregulación de la respuesta en el sistema inmunitario.

La asociación entre la Artritis Reumatoide y los factores psicológicos es evidente dada la alta frecuencia de aparición de trastornos del estado de ánimo en estos pacientes. De hecho, la depresión y la ansiedad son dos manifestaciones comunes de esta enfermedad.

Además de la angustia psicológica que puede provocar la Artritis Reumatoide, existe una amplia asociación de ésta con la alexitimia o incapacidad de las personas para identificar y expresar las emociones, tanto propias como ajenas. Hasta ahora, son pocos los estudios que han investigado el papel de la alexitima con la percepción del dolor y la depresión en pacientes con Artritis Reumatoide.

En los últimos años, muchos estudios han descubierto que existe una gama de variables que influyen en la valoración del dolor. Las creencias sobre el dolor, las conductas y las situaciones sociales pueden explicar el impacto de la Artritis Reumatoide sobre la calidad de vida en relación a la salud.

Un estudio de reciente publicación investiga la intensidad y evaluación del dolor, el funcionamiento emocional y el apoyo social experimentado por 108 pacientes con Artritis Reumatoide y evalúa su relación con los componentes físicos y psicológicos de la calidad de vida en relación a la salud. Se analiza el impacto de todas estas variables sobre la calidad de vida ya que ésta es uno de los resultados más importantes para los pacientes con esta enfermedad.

En general, los resultados de este estudio confirmaron que la Artritis Reumatode tiene un fuerte impacto sobre la calidad de vida de estos pacientes, ya que éstos deberán lidiar con una condición a largo plazo, potencialmente incontrolable, que puede afectar a casi todos los aspectos de su funcionamiento físico, psicológico y social.

Los participantes de este estudio, informaron de una calidad de vida física más baja que la psicológica o mental. Esto sugiere una mayor carga de los síntomas de la Artritis Reumatoide en el funcionamiento físico. En relación al funcionamiento emocional, entre el 34% y 41% de los participantes tuvieron puntuaciones límites para la depresión y la ansiedad, lo que sugiere que existe una angustia psicológica clínicamente relevante en estos pacientes. Además, aunque muchas personas con Artritis Reumatoide no cumplan los criterios diagnósticos de depresión mayor, podrían experimentar síntomas depresivos clínicamente significativos que pueden llegar a afectar a casi la mitad de los pacientes con esta enfermedad.

Los síntomas depresivos crean una carga adicional para los pacientes con AR y afectan negativamente a los resultados de su enfermedad, especialmente en la valoración del dolor, la discapacidad funcional y el cumplimiento del tratamiento médico. Niveles más altos de angustia psicológica se relacionan con peor calidad de vida en relación a la salud. Casi la mitad de los participantes de este estudio presentaron alexitimia o rasgos de dificultad de expresión de sus emociones, presentándose una relación entre la angustia psicológica y la alexitimia.

El sentimiento catastrófico del dolor es un patrón de evaluación del dolor negativo que se caracteriza por sentimientos de impotencia, pensamientos con tendencia a maximizar las consecuencias negativas del dolor. Un 25% de los pacientes de este estudio puntuaron al dolor como catastrófico, lo que se puede considerar como un predictor importante de malos resultados físicos y psicológicos en pacientes con Artritis Reumatoide.

El estado de ánimo de los pacientes contribuyó de forma independiente a la discapacidad psicosocial. Es bien sabido que la depresión y el sentimiento catastrofista del dolor son dos factores psicosociales cruciales que influyen en el curso y la experiencia del dolor crónico. Todo esto sugieren que se necesitan implementar tratamientos psicológicos más efectivos en pacientes con Artritis Reumatoide.

En resumen: los resultados actuales mostraron que las diferencias individuales relacionadas con el funcionamiento emocional y el proceso de la evaluación del dolor juegan un papel relevante e influye en la valoración de la calidad de vida en los pacientes con Artritis Reumatoide.

Los profesionales de la salud deben centrarse en ayudar a los pacientes a tomar conciencia de sus capacidades de regulación emocional, sus creencias sobre el dolor y sus estrategias de afrontamiento, para reducir la carga de los síntomas de esta enfermedad sobre la calidad de vida. De hecho, las intervenciones psicológicas emocionales y cognitivas individualizadas que aumentan la conciencia de los pacientes sobre la regulación afectiva y las estrategias de afrontamimento pueden ayudar a mejorar el funcionamiento a largo plazo y la calidad de vida de estos pacientes.

 

 

Larice S et al.  Pain appraisal and quality of life in 108 outpatients with rheumatoid arthritis. Scand J Psychol. 2019 Nov 1. doi: 10.1111/sjop.12592. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

  1. Buenísimo artículo. Gracias.

Deja una respuesta