https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2015/06/caida.jpg
SHARE
29 junio, 2015 in-pacient.es

Las caídas representan un problema continuo e incapacitante en la enfermedad de Parkinson(EP). Un estudio a largo plazo con un seguimiento durante 20 años de pacientes con EP nos comunica que al menos un 81% de los participantes tuvieron una caída y que en el 23% se produjo fractura (rotura de hueso). Las caídas tienen un impacto sustancial en la actividad diaria lo que comporta limitaciones y restricciones de la participación social, aislamiento y mortalidad prematura en las personas con Parkinson.

Generalmente, las caídas se atribuyen a los síntomas motores del Parkinson ciertamente, pero además, existen otros muchos factores que  se asocian de forma independiente al riesgo a caerse, como: la edad del paciente, la duración de la enfermedad, estadíos avanzados del Parkinson, la falta de equilibrio, la congelación de la marcha, la debilidad en las extremidades inferiores, el miedo a caer y la depresión.

Síntomas motores que pueden contribuir a una caída

  • Rigidez o agarrotamiento, la lentitud de los movimientos y los cambios de postura como inclinación del tronco hacia delante, la cabeza inclinada hacia delante con espalda encorvada, la flexión de las rodillas y codos.
  • La falta de flexibilidad y adaptación del cuello y tronco llevan a una inestabilidad de la postura o pérdida del equilibrio, incrementando las posibilidades de que una persona caiga.
  • Las caídas también se pueden producir por una falta de reflejos que hacemos automáticamente para mantener el equilibrio cuando nos ponemos de pie o cuando caminamos.
  • En los pacientes con Parkinson además pueden presentar problemas de la visión tales como visión doble o borrosa y pérdida de la percepción de profundidad.

 

Síntomas no motores que pueden contribuir a la caída

  • La disminución de la presión arterial, especialmente cuando la persona se incorpora después de haber estado sentada o recostada, lo que puede producir un mareo y caída consecuente.
  • El estreñimiento y la incontinencia urinaria también pueden contribuir a una caída. La dificultad en evacuar puede llevar a esfuerzos que produzcan aumentos o descensos de la presión arterial y la incontinencia urinaria puede provocar urgencias en ir al baño.
  • La fatiga y el cansancio por falta de sueño también pueden ser factores de riesgo.
  • El estrés, la ansiedad, la depresión o el miedo a la caída también son síntomas que  pueden contribuir a un mayor riesgo de caídas.

 

La prevención de las caídas es un componente importante de la vida con Parkinson. Compartir con los profesionales de la salud nuestras inquietudes y miedos, ejercitar nuestra musculatura y nuestra mente y hacer un hogar más seguro contribuye a que una persona con Parkinson pueda reducir el riesgo de caídas y mejorar su calidad de vida.

Descárgate ésta y otras infografías en el apartado de Recursos Gráficos de nuestra web

EP_Hogar_300

 

 

Gazibara T et al.Incidence and prediction of falls in Parkinson’s disease: a prospective cohort study. Eur J Epidemiol. 2015 Apr;30(4):349-52. http://goo.gl/UHelno 

Latt MD et al. Clinical and physiological assessments for elucidating fall risk in Parkinson’s disease. Mov Disord. 2009;24:1280–9. http://goo.gl/fviOAD

 

SHARE
Last updatedby