https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/05/Enfermedad_Inflamatoria_Intestinal_soporte_psicologico-e1560322272230-750x420.jpg
SHARE
12 junio, 2019 in-pacient.es

Los resultados de un estudio brindan apoyo para contemplar los aspectos psicosociales del dolor de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) y la discapacidad relacionada con el dolor, enfatizando la necesidad de dirigirse a los factores psicológicos de los pacientes, como parte de un plan integral del manejo o tratamiento de esta enfermedad.

La EII no sólo tiene un impacto físico (diarreas, dolor abdominal, fatiga, etc) sino que también existe un impacto a nivel psicológico y social, según documentación científica publicada. Por lo tanto, los pacientes requieren de un abordaje integral con una valoración tanto física como psicológica.

Gran parte de la investigación se ha centrado en cómo afecta la enfermedad a la calidad de vida del paciente. La calidad de vida puede medirse de varias maneras incluyendo aspectos físicos, mentales, generales y específicos de la enfermedad. Sin embargo, la OMS (Organización Mundial de la Salud) define la calidad de vida como la forma en la que las personas perciben dónde se encuentran en relación con el contexto, sus objetivos, sus expectativas y sus inquietudes. Es decir, la calidad de vida se trata de un concepto que está influido por la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con el entorno.

Estudios previos sugieren que la calidad de vida en los pacientes de EII es peor que en individuos sanos e inferior en el momento en los que la enfermedad está activa. Por otro lado, también se ha detectado peor calidad de vida entre los pacientes de Crohn en comparación con aquellos con Colitis Ulcerosa.

La calidad de vida está en relación a la discapacidad. Se considera discapacidad a las limitaciones y/o restricciones relacionadas con la enfermedad. Este proceso de incapacidad puede verse afectada por factores psicosociales. La discapacidad en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal está poco investigada.

Gran parte de la investigación sobre discapacidad se ha centrado en resultados en relación al empleo y ésta sugiere que existe aumento de desempleo por discapacidad en pacientes con EII. Sin embargo, la enfermedad puede afectar a otras facetas de la vida más allá del empleo. Por lo tanto, es importante que el concepto de discapacidad se relacione en otros contextos.

Un estudio evalúa el papel de los factores psicosociales en el proceso de deshabilitación o discapacidad en la EII en el contexto del dolor. Se propusieron como mediadores en la relación entre dolor y discapacidad por el dolor a: los síntomas depresivos, el dolor catastrofista y el apoyo social percibido por el paciente.

En base a los resultados de este estudio, los investigadores concluyen que los síntomas depresivos, el dolor catastrófico y los pensamientos de impotencia acerca del dolor, mediaron en la relación entre dolor y discapacidad por dolor. El apoyo social percibido no fue un mediador significativo.

Estos resultados brindan apoyo a la relación entre el concepto psicosocial del dolor y la discapacidad relacionada con el dolor en los pacientes con EII. De tal forma que existe la necesidad de una intervención hacia los factores psicológicos como parte de un plan integral del tratamiento de la EII.

Se debe considerar la participación de profesionales de salud mental cuando se trate a un paciente con EII para ofrecer la posibilidad de utilizar herramientas como la terapia cognitiva-conductual y ayudar a los pacientes con los pensamientos depresivos y catastrofistas y aumentar su participación en la vida diaria mejorando así su calidad de vida.

 

 

Fretz KM et al. Examining Psychosocial Mechanisms of Pain-Related Disability in Inflammatory Bowel Disease. J Clin Psychol Med Settings. 2019 May 11. doi: 10.1007/s10880-019-09627-1. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario