https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/11/tabaco_esclerosis_multiple_tratamiento-750x420.jpg
SHARE
5 noviembre, 2020 in-pacient.es

La exposición al tabaco es un factor de riesgo modificable para la Esclerosis Múltiple (EM). Un nuevo estudio ha evaluado la relación entre el tabaco, la actividad de la enfermedad y la continuidad del tratamiento  con fármacos modificadores de la enfermedad.

Los estudios epidemiológicos realizados desde mediados del siglo XX ya demostraron que el consumo de tabaco es un factor de riesgo clave para la EM, además se ha demostrado cómo la susceptibilidad a la enfermedad es dependiente de la dosis. Ahora además, existen cada vez más evidencias de que el consumo de tabaco aumenta el riesgo de que un síndrome clínicamente aislado acabe convirtiéndose en EM y que la EM remitente-recurrente de el paso hacia una EM secundaria progresiva.

El objetivo del estudio llevado a cabo por investigadores de la Cleveland Clinic en Las Vegas y Ohio, y publicado en la revista Multiple Sclerosis Journal fue comparar los indicadores de enfermedad inflamatoria como la tasa de brotes anuales y la actividad de la enfermedad según la aparición de  nuevas lesiones en la resonancia; y determinar si existe una mayor propensión a la interrupción del tratamiento con dos de los fármacos modificadores habitualmente utilizados (dimetil fumarato y fingolimod) en los consumidores de tabaco que en los no fumadores.

El análisis incluyo retrospectivamente a 659 pacientes con EM tratados con los mencionados fármacos, que es estratificaron en función de su nivel de consumo de tabaco. Del total de participantes, 164 eran consumidores de tabaco  y 495 no fumadores. Los consumidores de tabaco (39,4%) y no fumadores (34,4%) tuvieron la misma probabilidad de interrumpir el tratamiento durante el periodo analizado, pero los consumidores de tabaco interrumpieron la terapia antes. En el estudio no se evidenciaron diferencias en la tasa anual de brotes o recaídas. Sin embargo, los consumidores de tabaco tenían menores probabilidades de alcanzar situaciones de remisión de la enfermedad.

Los autores del estudio concluyen que sus hallazgos sugieren que el tabaco es un factor de riesgo modificable negativo para la actividad de la enfermedad inflamatoria y la la continuidad del tratamiento con fármacos modificadores, al menos en personas con EM tratadas con dimetil fumarato o fingolimod. Estos datos justifican una seguir estudiando lo que podría suceder en un grupo de personas mas grande y más heterogéneo desde la perspectiva de los tratamientos seguidos y su procedencia. Los investigadores confían que los resultados de este y otros futuros estudios respaldarán las recomendaciones y el asesoramiento para dejar de fumar de forma individualizada.

Hersh CM, Harris H, Ayers M, Conway D. Effect of tobacco use on disease activity and DMT discontinuation in multiple sclerosis patients treated with dimethyl fumarate or fingolimod. Mult Scler J Exp Transl Clin. 2020 Oct 13;6(4):2055217320959815.

SHARE
Last updatedby