https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/08/vapeo_inflamacion_EPOC.jpg
SHARE
24 agosto, 2018 in-pacient.es

De forma parecida a lo que sucede en la EPOC, el vapor de los cigarrillos electrónicos puede disparar la producción de sustancias inflamatorias y desactivar importantes células protectoras del pulmón que mantienen las vías respiratorias libres de partículas perjudiciales. Tales son las principales conclusiones de un etude experimental publicado en la prestigiosa revista Thorax.

El vapor altera la actividad de unas células llamadas macrófagos alveolares, que engullen y eliminan las partículas de polvo, bacterias y alergenos que han conseguido llegar hasta los alveolos, que se encuentran al final de las vías respiratorias. Los hallazgos, aunque todavía son preliminares y precisan de estudios a más largo plazo, permiten suponer que los cigarrillos electrónicos pueden ser más peligrosos de lo que se piensa. De hecho, algunos de estos efectos son similares a los que se ven en fumadores crónicos y en la EPOC. Hasta ahora, la mayor parte de las investigaciones relacionadas con los cigarrillos electrónicos se ocupaban de analizar sus efectos en función de la composición química de los líquidos para vapear.

Para realizar el estudio, los investigadores diseñaron un mecanismo que simula el vapeo y produce la misma condensación del vapor. Extrajeron macrófagos alveolares del tejido pulmonar de ocho personas no fumadoras y que nunca habían tenido asma o diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). A una tercera parte de las células se les expuso al líquido de cigarrillo electrónico, otra tercera parte a distintas concentraciones del condensado de vapor obtenido artificialmente con o sin nicotina, y el otro tercio no se sometió a nada.

Los resultados mostraron que el condensado de vapor resultaba más dañino para las células que el líquido original, y que esos efectos empeoraban con el aumento de concentración: Tras 24 horas de exposición, el número total de células viables se reducía significativamente en las expuestas a condensado, y dicha reducción era mayor si el condensado contenía nicotina. Además, la capacidad de las células para englobar bacterias se alteraba, al tiempo que se producía un aumento de radicales libres y la producción de sustancias inflamatorias.

De todo ello, los investigadores concluyen que el propio mecanismo del vapeo puede alterar las células inmunológicas, al menos en condiciones de laboratorio. Estas alteraciones son similares a las que aparecen en personas fumadoras o con EPOC.

Como conclusión final del estudio se remarca la necesidad de continuar investigando para así conocer de forma más completa los efectos de la exposición al vapor de los cigarrillos electrónicos en las personas. Entre tanto, se propone mantener una precaución especial ante la opinión extendida de forma generalizada de que los cigarrillos electrónicos son seguros.

Scott A, Lugg ST, Aldridge K, et al. Pro-inflammatory effects of e-cigarette vapour condensate on human alveolar macrophages. Thorax, 2018; thoraxjnl-2018-211663

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

Deja un comentario