https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/02/epoc_terapia_conductual.jpg
SHARE
15 febrero, 2019 in-pacient.es via European Lung Foundation

La terapia cognitiva conductual que puede llevar a cabo personal de enfermería formado es coste-eficaz y reduce los síntomas de ansiedad en personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), según una investigación publicada por ERJ Open Research.

La ansiedad y la depresión tienen un impacto importante sobre el estado físico, la dificultad respiratoria, la calidad de vida y las exacerbaciones de la EPOC, con el consiguiente impacto en la demanda de recursos sanitarios y hospitalizaciones. La terapia cognitiva conductual es una de las alternativas para el tratamiento de dichos problemas psicológicos que trata de identificar y actuar sobre las relaciones entre una situación determinada del paciente, los síntomas físicos, pensamientos, sentimientos y emociones. Tradicionalmente este tipo de tratamientos son llevados a cabo por sanitarios especializados en salud mental, pero esto no siempre es posible por dificultades de acceso y por las características de las personas que padecen una EPOC, dada su situación a menudo compleja. Es por ello que el equipo investigador del estudio, ha intentado demostrar cómo la aplicación de terapia cognitiva conductual en forma de sesiones breves por parte de enfermeras especializadas en respiratorio, puede tener un impacto positivo en la enfermedad.

Según la investigadora principal del studio, » Uno de los principals síntomas de la EPOC es la dificultad respiratoria. Este es un síntoma que provoca mucho temor y que a menudo, lleva a sentimientos de ansiedad. Actualmente, muchos professionals sanitarios no buscan los signos de ansiedad en los pacientes con EPOC, a pesar del impacto que puede tener en sobre la salud en su conjunto».

En el estudio participaron 236 personas que padecían EPOC de moderada a severa, a los que se aplicaron cuestionarios y escalas para buscar los síntomas de ansiedad. En total, el 59% de los pacientes tenían puntuaciones altas en dichas escalas de ansiedad, lo que da idea de lo extendido de este problema.

A lo largo de tres meses los participantes recibieron, o bien unos folletos formativos sobre la gestión de la ansiedad, o los mismos folletos más la participación en sesiones de terapia cognitiva conductual en las que se pretendían fomentar estrategias para afrontar la ansiedad causada por la dificultad respiratoria.

Tras tres meses se volvieron a valorar los niveles de ansiedad, comprobándose que la puntuación en las escalas había mejorado en 3,4 puntos en los participantes en las sesiones mientras que en los que sólo recibieron el folleto, la mejora fue de 1,9. Al analizar el historial clínico de los participantes se pudo comprobar como para cada paciente participante se produjo un ahorro de 1.089 libras esterlinas en ingresos hospitalarios  y 63 libras por visitas a urgencias. La mejora en los parámetros analizados se produjo de forma independiente al nivel de función pulmonar, comprobándose que incluso personas con enfermedad moderada, pueden tener niveles altos de ansiedad y, por tanto, beneficiarse de la intervención.

El estudio demostró cómo la inversión inicial en tiempo y recursos de formación para el personal de enfermería resultó después ampliamente compensada por los ahorros fruto de la intervención.

«Reducir los niveles de ansiedad en el paciente tiene un impacto significativo en su calidad de vida y sobre su capacidad para mantenerse físicamente activo, por lo que podría mejorar su supervivencia a largo plazo. Nuestra investigación demuestra que el personal sanitario de unidades de respiratorio puede proporcionar esta intervención de forma eficiente y eficaz.»

Heslop-Marshall, K., Baker, C., Carrick-Sen, D., Newton, J., Echevarria, C., Stenton, C., … De Soyza, A. (2018). Randomised controlled trial of cognitive behavioural therapy in COPD. ERJ Open Research, 4(4), 00094–2018.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario