https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/04/EII_Crohn_fistula_incontinencia.jpg
SHARE
4 abril, 2018 in-pacient.es

La enfermedad perianal y la incontinencia fecal son muy frecuentes entre los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), afectan a la calidad de vida de estos pacientes y también a su vida laboral y, a nivel de tratamiento, es a día de hoy una necesidad no cubierta, según los resultados de un gran estudio holandés.

La incontinencia fecal, generalmente definida como pérdida incontrolada o accidental de líquido o de heces sólidas por el ano, es una de las preocupaciones que comunican con frecuencia los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. La frecuencia de aparición de este síntoma varía de un estudio a otro, pero puede llegar a afectar hasta el 74% de la población con esta enfermedad.

La enfermedad perianal, es decir, fisuras anales, fístulas, abscesos y estenosis, se produce en un gran número de pacientes con Enfermedad de Crohn. El dolor y el malestar parecen ser factores que comprometen la calidad de vida de estos pacientes y frecuentemente se asocian a síntomas depresivos lo que subraya su impacto negativo sobre la calidad de vida.

Se han publicado los resultados de un estudio realizado en un gran grupo de pacientes, miembros de la Organización Nacional Holandesa de Crohn y Colitis Ulcerosa, a los que se les  envió un cuestionario anónimo para evaluar la frecuencia con la que se presenta la incontinencia fecal y la enfermedad perianal y su relación con la calidad de vida percibida por los pacientes.

Según los resultados de este estudio, más de la mitad de los pacientes informaron de pérdida involuntaria de heces al menos una vez al mes, independientemente de su diagnóstico.

La enfermedad perianal activa fue más frecuente entre la población de Crohn y es en estos pacientes en los que la incontinencia fecal es más común. Por otro lado, ambas estaban afectando a la calidad de vida de estos pacientes y además proporcionaron un impacto negativo sobre su estado laboral.

Sorprendentemente, la incontinencia fecal se comunicó tanto en período de brote como en remisión. Además, hasta un tercio de los pacientes con incontinencia informaron de pérdida involuntaria de heces sólidas.

En pacientes con enfermedad activa, la diarrea y la proctitis pueden considerarse factores que contribuyen a la incontinencia fecal. En remisión, las resecciones intestinales realizadas previamente, la cirugía de fístulas anales y también la fibrosis rectal se asocian con un mayor riesgo de incontinencia. Además de los factores propios de la enfermedad, existen otras causas de incontinencia fecal como un parto traumático, enfermedades neurológicas, etc.

Por lo tanto, la enfermedad perianal y las fístulas en particular, siguen siendo un problema desafiante en los pacientes con Crohn.

Los resultados de este estudio demuestran que los pacientes con enfermedad perianal sufren con mayor frecuencia de incontinencia fecal. Los pacientes con enfermedad perianal activa comunican mayor disminución de la calidad de vida y mayor frecuencia de discapacidad laboral como resultado de su enfermedad. Dado que se desaconseja la cirugía perianal en este tipo de pacientes, es necesario el desarrollo de nuevas opciones de tratamiento no quirúrgico para esta población.

 

 

Vollebregt PF et al. Impacts of perianal disease and faecal incontinence on quality of life and employment in 1092 patients with inflammatory bowel disease. Aliment Pharmacol Ther. 2018 Mar 9. doi: 10.1111/apt.14599. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta