https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/02/Parkinson_respiracion_ejercicios-e1580722118593-750x420.jpg
SHARE
3 febrero, 2020

Se han reconocido a los trastornos del sistema nervioso autónomo, aquel que controla y regula los órganos internos como el corazón, el estómago y los intestinos con funciones involuntarias por parte del individuo, tales como la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria, la salivación, la sudoración, la digestión, etc.) como características no-motoras importantes de la enfermedad de Parkinson. Tanto la función pulmonar como la función cardiovascular autónoma están deterioradas en pacientes con enfermedad de Parkinson.

Entre el 50% y 60% de los pacientes con Parkinson presentan disnea, o dificultad para respirar, por una disfunción respiratoria con disminución de la fuerza y la resistencia muscular respiratoria. Sin embargo, el deterioro de la función pulmonar pasa generalmente desapercibida hasta etapas más avanzadas de la enfermedad.

Estudios previos proporcionan evidencia de que la deglución (acción de tragar) o la calidad de vida pueden mejorar después del entrenamiento de la fuerza muscular respiratoria. Sin embargo, hasta el momento son pocos los datos sobre la relación entre la función respiratoria y la cardiovascular autónoma en pacientes con Parkinson.

Se han publicado los resultados del que consideramos primer estudio que evalúa en profundidad los efectos del entrenamiento de los músculos respiratorios sobre la función autónoma pulmonar y cardiovascular en pacientes con Parkinson.

Este estudio examina los cambios de la función pulmonar y cardiovascular y también las puntuaciones clínicas de los pacientes de Parkinson antes y después del entrenamiento de los músculos respiratorios.

Según los resultados de este estudio: en primer lugar se confirma que existe una correlación significativa entre la duración y gravedad de la enfermedad y la función pulmonar en los pacientes de Parkinson. Es decir, a mayor duración y gravedad de la enfermedad, peor función pulmonar en estos pacientes. En segundo lugar, después del entrenamiento de los músculos respiratorios hubo una mejora simultánea de la función pulmonar, la función cardiovascular autonóma y de la función en general de estos pacientes. Tercero, los cambios de la función pulmonar y cardiovascular autónoma tienen una correlación significativa, es decir, si se mejora la función pulmonar mejora también la función cardiovascular autónoma. Y por último, los pacientes con Parkinson sometidos a un entrenamiento de la musculatura respiratoria mostraron una mejora significativa de las puntuaciones clínicas, lo que conlleva una mejora en su calidad de vida.

Este estudio demuestra que este tipo de ejercicios/rehabilitación no solo mejora la función motora, sino que también mejora la funcionalidad del paciente en las actividades diarias y disminuye el riesgo de complicaciones del tratamiento.

En conclusión, y según los resultados de este estudio, la rehabilitación o entrenamiento de los músculos respiratorios no sólo puede mejorar la función autónoma pulmonar y cardiovascular, sino que también mejora los resultados funcionales de los pacientes con Parkinson a corto plazo y con ello su calidad de vida.

Se necesitan más estudios con mayor población de participantes y seguimiento a largo plazo para confirmar y ver cuánto tiempo persisten los efectos de la rehabilitación muscular respiratoria en este tipo de pacientes.

 

 

Huang CC et al. Simultaneously Improved Pulmonary and Cardiovascular Autonomic Function and Short-Term Functional Outcomes in Patients with Parkinson’s Disease after Respiratory Muscle Training. J Clin Med. 2020 Jan 22;9(2). pii: E316. doi: 10.3390/jcm9020316.

 

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta