https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/10/soporte_social_esclerosis_multiple-750x420.jpg
SHARE
1 octubre, 2020 in-pacient.es

El apoyo o soporte social impactan en el bienestar de las personas con Esclerosis Múltiple (EM). Un estudio recientemente publicado ha pretendido comparar el apoyo social en personas  con distintos tipos de EM, examinar las relaciones con el impacto de la enfermedad en su vida e investigar si dicho apoyo social se modifica a lo largo del tiempo.

Existe un interés creciente en comprender los factores que promueven el ajuste psicosocial y protegen frente al impacto de la enfermedad. El apoyo social es un factor que se asocia a una mejor adaptación a la enfermedad en general. El apoyo social se puede definir como las relaciones sociales que un individuo tiene en su red y los recursos de apoyo que brindan estas relaciones. Un mayor apoyo social se asocia con mejores resultados de salud mental en las personas con EM, lo que incluye una menor presencia de síntomas depresivos, un menor riesgo de ansiedad y una mejor calidad de vida. Además, puede servir como un amortiguador contra los efectos adversos del estrés.

A pesar de estas indicaciones, se ha estudiado poco el papel de aspectos específicos del apoyo social en la EM, incluidos las fuentes de apoyo (por ejemplo, familia, amigos, otras personas significativas), el tamaño general de la red y los tipos de soporte. El apoyo social puede ser de tres tipos: apoyo emocional, apoyo informativo y apoyo instrumental o tangible, y su importancia relativa en la enfermedad no está bien dimensionada. Además, pocos estudios han examinado cómo evoluciona el apoyo sociales el tiempo, así como cómosi  el apoyo social podría relacionarse con la evolución de la EM.

El estudio antes referido parte del análisis realizado sobre los datos recopilados de forma sistemática en participantes de un registro que comenzó a seguir personas con EM desde el año 2000. En 789 de ellas, se recogió información de las medidas de apoyo social, calidad de vida relacionada con la enfermedad, depresión y ansiedad. Para el análisis también se tuvo en cuenta la clasificación de la enfermedad, distinguiendo el grupo con Esclerosis Múltiple Remitente Recurrente y el grupo con formas progresivas.

Como principales resultados se objetivó que las personas con EM Remitente Recurrente referían un mayor apoyo social general que quienes tenían enfermedad progresiva. Además tenían niveles más altos de 3 de las 4 dimensiones de apoyo social evaluado. Las diferencias se mantuvieron después de ajustar por edad y sexo, pero se atenuaron cuando se consideraba edad, sexo y depresión. Un mayor apoyo social general se asoció con una mejor calidad de vida, menor depresión y presencia de ansiedad. El apoyo social se mantuvo estable a lo largo del tiempo para la mayor parte de la población estudiada.

En resumen, las personas con enfermedad remitente recurrente refirieron niveles más altos de apoyo social que aquellas con enfermedad progresiva, pero este hallazgo se relacionó en gran medida con niveles más altos de depresión en el grupo de EM progresiva. El menor apoyo social se asoció con la depresión, la ansiedad y la peor calidad de vida, y se mantuvo relativamente estable a lo largo del tiempo. Este trabajo abre la puerta a futuros estudios que deberían explorar si las intervenciones diseñadas para aumentar el apoyo social podrían conducir a mejoras en el bienestar de las personas con Esclerosis Múltiple.

Ratajska A, Glanz BI, Chitnis T, Weiner HL, Healy BC. Social support in multiple sclerosis: Associations with quality of life, depression, and anxiety. J Psychosom Res. 2020 Sep 16;138:110252.

SHARE
Last updatedby