https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/10/EII_Crohn_Coliti_Ulcerosa_Medicina_Complementaria_Suplementos-e1602058686450-750x420.jpg
SHARE
7 octubre, 2020 in-pacient.es

Los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal, (Crohn o Colitis Ulcerosa), a menudo recurren a tratamientos complementarios y alternativos que son medicamentos o prácticas no consideradas como medicina convencional, para controlar los síntomas y manejar su condición crónica.

Los tratamientos alternativos o complementarios incluyen varias terapias a base de plantas, suplementos dietéticos, probióticos y otras prácticas físicas o espirituales orientados hacia el binomio mente-cuerpo.

Existen varias razones por las que los pacientes recurren a este tipo de tratamientos, la más común es la creencia de que su EII puede curarse sólo con cambios en la dieta y estilo de vida, las supuestas propiedades antiinflamatorias de los tratamientos alternativos, la ansiedad por posibles efectos secundarios o ineficacia de la terapia convencional.

Estudios recientes sugieren que casi la mitad de los pacientes con EII usan alguna medicina alternativa para ayudar a controlar su enfermedad. Aunque la mayoría de los pacientes consideran que estos tratamientos son naturales y seguros, pueden ocurrir efectos secundarios no deseados y, también, pueden existir posibles interacciones con los tratamientos convencionales.

La mayoría de estos tratamientos alternativos o complementarios tienen una base de evidencia limitada con respecto a su eficacia y seguridad y carecen del respaldo de los organismos reguladores, al contrario de los tratamientos convencionales utilizados, que se someten a un estricto proceso de aprobación. A pesar de esto la mayoría de los pacientes no lo comentan con sus médicos.

Esta situación es realmente preocupante ya que pueden presentarse complicaciones en la evolución de la enfermedad o menor respuesta a los tratamientos convencionales o incluso, se puede requerir opciones médicas o quirúrgicas más complicadas.

Se han publicado los resultados de una revisión para proporcionar la descripción general de la evidencia de ciertos tratamientos alternativos o complementarios utilizados comúnmente por pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Cúrcuma (curcumina)

La curcumina es una sustancia natural obtenida de la raíz de la Cúrcuma longa. Se ha utilizado tanto en la preparación de alimentos como en el campo de la medicina durante siglos. En las últimas dos décadas, se ha descubierto que la curcumina, componente activo de la cúrcuma, tiene  propiedades antiinflamatorias.

La evidencia actual demuestra resultados mixtos sobre la eficacia de la curcumina en la EII. Actualmente no hay evidencia que demuestre la eficacia y seguridad de la curcumina en la enfermedad de Crohn. Puede tener un papel como terapia complementaria para los pacientes con Colitis Ulcerosa activa entre leve a moderada con respuesta incompleta al tratamiento de los 5-ASA (Mesalazina), pero requiere de evaluación adicional para establecer su eficacia y determinar dosis adecuadas.

Aceite de pescado (ácidos grasos omega-3)

Los ácidos grasos omega-3 forman parte de una gran familia de ácidos grasos poliinsaturados (PUFA), participan en la regulación de una serie de funciones corporales, incluida la inflamación, la presión arterial, la coagulación y la función neurológica.

Se encuentran en una variedad de fuentes alimenticias, incluidas las semillas, nueces y pescado. Los ácidos grasos omega-3 se comercializan y consumen típicamente como suplementos de aceite de pescado.

Aunque son seguros y bien tolerados, los ácidos grasos omega-3 carecen de eficacia para mantener la remisión en la enfermedad de Crohn. Hay resultados mixtos en pacientes con Colitis Ulcerosa, y se requieren estudios más amplios para demostrar su beneficio.

Probióticos

Los probióticos son definidos por la Organización Mundial de la Salud como “microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud del huésped”.

En los últimos años han crecido el número de estudios que valoran sus beneficios sobre la Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Es uno de los complementos más utilizados por  los pacientes con EII.

Se han estudiado múltiples cepas bacterianas probióticas en la EII. Estas cepas de bacterias vivas no patógenas sobrepoblan el tracto gastrointestinal con microbios potencialmente beneficiosos que confieren efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores.

Las revisiones sistemáticas concluyeron con resultados inconsistentes sobre su beneficio en la Colitis Ulcerosa. Y, por otro lado, no hay pruebas claras que respalden el uso de probióticos para la inducción o el mantenimiento de la remisión en la enfermedad de Crohn.

La evidencia actual es limitada y sugiere que los probióticos no son efectivos en la enfermedad de Crohn. Sin embargo, los datos clínicos actuales respaldan el uso de VSL3 # como terapia eficaz tanto para la inducción como para el mantenimiento de la pouchitis en pacientes con IPAA.

En general, la elección del probiótico varía según los estudios existentes, y la dosis óptima, la duración y el modo de administración aún no están claros.

Ajenjo (Artemesia Absinthium)

El género Artemesia comprende más de 400 especies de plantas que se han utilizado tradicionalmente para tratar una variedad de dolencias digestivas, la más conocida es el ajenjo que ha demostrado cierta actividad antiinflamatoria, antitumoral, antimicrobiana y antoxidante.

Se han comunicado resultados de pequeños estudios con limitaciones importantes, por lo que se necesitan más estudios (ensayos clínicos) con un gran número de pacientes para evaluar la eficacia y seguridad y poder así recomendar su utilización en el tratamiento de la enfermedad de Crohn. Hasta el momento no se ha evaluado su uso en la Colitis Ulcerosa.

Aloe Vera

El Aloe Vera es una planta tropical que se ha utilizado durante miles de años en medicina. Es uno de los remedios naturales más utilizados por pacientes con EII. Estudios previos han comunicado sus efectos antiulcerosos e inmunomoduladores. Se necesitan más estudios para evaluar la eficacia y seguridad del aloe vera en el tratamiento de la Colitis Ulcerosa.

 

Como resumen,  y teniendo en cuenta las directrices de la Organización Europea de Crohn y Colitis (ECCO) que publicó recientemente una revisión en la que nos ofrece orientación clínica basada en la evidencia actual disponible sobre los tratamientos complementarios, destacamos que:

  • La curcumina en combinación con 5-ASA, puede ser eficaz para inducir la remisión en la Colitis Ulcerosa de leve a moderada, además de ser potencialmente eficaz como tratamiento de mantenimiento complementario en la Colitis Ulcerosa.
  • Los Ácidos grasos Omega-3 pueden ser beneficiosos en la Colitis Ulcerosa, pero carecen de eficacia en la enfermedad de Crohn.
  • Los probióticos no son efectivos para la enfermedad de Crohn, pero ciertas cepas han demostrado su eficacia en la Colitis Ulcerosa y en la Pouchitis.
  • Hay datos limitados que sugieren que el ajenjo puede ser beneficioso en la enfermedad de Crohn y que el aloe vera puede mejorar los resultados clínicos en la Colitis Ulcerosa.

Se requieren más estudios para validar la eficacia de todos estos tratamientos complementarios en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

 

 

 

Picardo S et al. Complementary and alternative medications in the management of inflammatory bowel disease. Therap Adv Gastroenterol. 2020 May 26;13:1756284820927550. doi: 10.1177/1756284820927550.

 

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario