https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/01/Artritis_Reumatoide_Especias_Colorantes_Aromatizantes-e1609762760170-750x420.jpg
SHARE

Las especias, tales como la cúrcuma, el jengibre, el azafrán y la canela, vienen usándose en la medicina en países asiáticos desde hace miles de años. La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) define a las especias como “sustancias vegetales aromáticas, enteras, partidas o molidas, cuya función en los alimentos es condimentar más que nutrir”. Las especias han jugado un papel importante como aromatizantes y conservantes de alimentos y fármacos.

En las últimas décadas, la medicina moderna, ha comenzado a explorar sus propiedades terapéuticas o curativas. Por lo que disponemos de un número creciente de artículos publicados que evalúan el potencial de las especias para su uso en la salud.

Se sabe que muchas especias poseen propiedades asociadas a la reducción del riesgo a desarrollar enfermedades crónicas. Y, algunas de ellas, tienen actividad antiinflamatoria conocida o potencial.

Por todo esto, es lógico pensar que las especias podrían resultar atractivas para los pacientes con enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas, como complemento natural a su tratamiento médico con FAME (Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad)

Se han publicado los resultados de una revisión sistemática de la literatura científica que resume los datos de los ensayos clínicos controlados aleatorios que han evaluado la eficacia de suplementos de especias para la reducción de los síntomas y de la actividad de las enfermedades reumáticas inflamatorias crónicas, como es la Artritis Reumatoide.

Bajo nuestro conocimiento, esta es la primera revisión sistemática que se centra en estudios sobre el uso de suplementos con especias para la Artritis Reumatoide. Los estudios con suplementación con ajo, jengibre, canela y azafrán dieron como resultado mejoras en las medidas subjetivas (percepción, sensación) y medidas objetivas (valores medibles como por ejemplo niveles de PCR). Los beneficios se relacionan con la reducción de la inflamación.

Los estudios sobre la suplementación con curcumina (colorante natural procedente de la cúrcuma) son difíciles de interpretar ya que los ensayos clínicos son de baja calidad y no se realizó comparación con un grupo control. Por lo tanto, no se puede sacar ninguna conclusión sobre su impacto en la actividad de la Artritis Reumatoide.

La tolerancia fue buena en general en todos los ensayos clínicos valorados. Algún caso de dolor de estómago en un paciente con suplementos de ajo y azafrán, fiebre leve e infección de garganta en un paciente con suplementos de curcumina. Los ensayos clínicos de suplementación con azafrán, curcumina y ajo mostraron efectos secundarios leves. En el caso de los suplementos de jengibre se notificaron ardor de estómago, náuseas, diarrea, dolor abdominal, distensión abdominal, y gases. Los suplementos con canela se asociaron a trastornos gastrointestinales y reacciones alérgicas autolimitadas en la mayoría de los casos.

Por otro lado, existen limitaciones en los estudios revisados. Todo los estudios se basaron en un tamaño pequeño de la población estudiada y la duración de los ensayos fue corta (entre 8 y 12 semanas). No se pudo realizar un meta-análisis de estos hallazgos debido al pequeño número de estudios por especia (uno o dos).

En resumen, de acuerdo con la investigación analizada, la suplementación con ajo, jengibre, canela y azafrán podría tener un efecto beneficioso sobre la actividad de la Artritis Reumatoide, pero según la evidencia científica disponible hasta el momento, es difícil evaluar y los datos son muy limitados como para poder recomendarlos en la práctica clínica diaria.

 

 

Letarouilly JG et al. Efficacy of Spice Supplementation in Rheumatoid Arthritis: A Systematic Literature Review. Nutrients. 2020 Dec 11;12(12):3800. doi: 10.3390/nu12123800.

 

SHARE
Last updatedby