https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/06/Artritis_Reumatoide_pie_pisada-e1623134552503-750x420.jpg
SHARE
8 junio, 2021 in-pacient.es

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune crónica inflamatoria y progresiva que afecta principalmente a las articulaciones. Esta enfermedad tiene la capacidad de destruir las articulaciones llevando a deformidades articulares  que producen dolor, disminución de la capacidad de movimiento de la articulación, rigidez y tensión mecánica.

Según sugieren los estudios epidemiológicos, hasta un 90% de los pacientes con Artritis Reumatoide sufren dolor en los pies. Se presenta como una inflamación simétrica con destrucción de las articulaciones y deformidades de los pies. La afectación de los pies es uno de los problemas que preocupa más a los pacientes con esta enfermedad. La progresión de los síntomas está relacionada con la duración y la gravedad de la enfermedad.

Tenemos hasta 33 articulaciones en un solo pie, por lo que es muy fácil que esta parte de nuestro cuerpo se vea afectada en el desarrollo y evolución de la Artritis Reumatoide. Las alteraciones de los pies provocadas por esta enfermedad van desde la deformidad de los pies en general, que lleva a una mala posición o falta de alineación de los huesos en la pisada,  la presencia de hallux valgus o juanetes, deformidades de los dedos, desplazamiento de los huesos y alteraciones de la almohadilla plantar, y también pueden presentarse nódulos reumatoideos, hiperqueratosis o engrosamiento de la capa externa de la piel, y úlceras.

Por todo esto, es frecuente que los pacientes se quejen de dolor en ambos pies con una disminución de la capacidad funcional de estas articulaciones, con un fuerte impacto negativo sobre la calidad de vida y el consecuente riesgo de caídas.

Un nuevo estudio realizado en España describe cómo afecta la Artritis Reumatoide en los pies y evalúa el dolor y la función de los pies en relación al momento de inicio de la enfermedad.

En este estudio se valoraron las deformidades y/o alteraciones de las articulaciones de los pies, la discapacidad y el grado de dolor en pacientes con diagnóstico de Artritis Reumatoide con menos y más de 10 años de transcurso de la enfermedad. Se observó que un alto porcentaje de pacientes presentaban alteraciones en la alineación de las articulaciones del pie/tobillo al pisar. Más de la mitad de los participantes presentaron hallux valgus o juanetes  que es una desviación del dedo gordo del pie (primer dedo) hacia el resto de los dedos del pie con una desviación de la articulación inadecuada, llegando a provocar la superposición del primer dedo sobre el segundo. También  se observaron arcos del pie aplanados.

Además de las alteraciones morfológicas, la gran mayoría de los pacientes con Artritis Reumatoide experimentaban dolor en los pies y deterioro o limitación en su función, con el consecuente riesgo de caídas y discapacidad. Factores como la edad, el género o el uso de un calzado inadecuado son elementos que han demostrado que influyen en la presencia o gravedad de las deformidades de los pies.

Según los resultados de este estudio la afectación de los pies en pacientes con Artritis Reumatoide tiene gran relevancia. Sin embargo,  el DAS28, que es el índice más utilizado para evaluar la actividad de la Artritis Reumatoide y tomar decisiones sobre el tratamiento, no incluye el recuento de las articulaciones inflamadas de los pies. Dada la relevancia de los problemas en los pies que pueden presentar los pacientes de Artritis Reumatoide, los autores de esta publicación consideran que es necesario que este tipo de alteraciones se tengan en cuenta en la valoración y tratamiento global de estos pacientes.

En estos casos, el tratamiento por un podólogo podría ser útil. El uso de plantillas hechas a medida, calzado ortopédico y otros recursos, han demostrado ser eficaces en el control del dolor en pacientes con otras enfermedades reumatológicas. Por ello, es importante que el podólogo forme parte del equipo multidisciplinar de atención al paciente con Artritis Reumatoide. Sin embargo, en algunas ocasiones no son del todo eficaces por lo que podría ser necesario una intervención quirúrgica.

 

En conclusión, los pacientes con Artritis Reumatoide con frecuencia presentan afectación de  las articulaciones de los pies que provocan  alteraciones en las articulaciones con desviación de los huesos, falta de alineación, cambios en la forma de pisar al caminar, alto nivel de dolor, discapacidad funcional de los pies con el consecuente riesgo de caídas y disminución de la calidad de vida de estos pacientes.

Reina-Bueno M et al. Foot Pain and Morphofunctional Foot Disorders in Patients with Rheumatoid Arthritis: A Multicenter Cross-Sectional Study. Int J Environ Res Public Health. 2021 May 10;18(9):5042. doi: 10.3390/ijerph18095042.

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta