https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/10/esclerosis_multiople_social-750x420.jpg
SHARE
24 octubre, 2019 in-pacient.es

Por primera vez un estudio analiza los cambios en la participación y vida social de las personas con Esclerosis Múltiple a lo largo de 10 años de forma que se puedan establecer relaciones entre dicha evolución y la severidad de la enfermedad o factores predictores.

El estudio se ha basado en el análisis de la información del seguimiento durante 10 años de 264 personas con Esclerosis Múltiple que vivían en Estocolmo. Más de la mitad de las personas (142 o el 53,7%) se clasificaron al inicio del estudio como de Esclerosis Múltiple con afectación leve, 84 como moderadas y 38 como severa.

Estudios anteriores habían fracasado a la hora de buscar relaciones entre los tipos de Esclerosis Múltiple y la severidad de la misma, y la evolución en la capacidad de interacción social evaluada en aspectos como los domésticos, las actividades al aire libre, el trabajo y tiempo de ocio.

El 67% de las personas con EM leve mantienen intacta su capacidad de relación social a los 10 años

Al comparar la evolución de distintos grupos de personas según el grado de afectación, se observó cómo entre las personas con un nivel de afectación leve, el 67% mantenían el nivel de actividad social intacto a lo largo de los años. Esto no sólo es debido a la lenta progresión de la EM en este grupo sino además, al desarrollo de mecanismos de compensación y adaptación a la discapacidad. Sin embargo, la vida social se vio alterada a lo largo del tiempo entre las personas con enfermedad moderada o severa, de forma que un 26% de los primeros y sólo un 5% de los últimos mantuvieron el nivel de actividad social estable en el tiempo.

Entre los factores que podían predecir el declive en participación social, los autores destacan la afectación de la marcha, de forma que aquellas personas que al inicio tenían una velocidad en la marcha mayor de 1,2 metros por segundo, conservaban su actividad social más que quienes mostraban dificultad en la marcha al inicio. Otro factor con capacidad de predecir la evolución fue la eventual afectación cognitiva, de forma que es de esperar que quienes tienen conservada su capacidad cognitiva parecen mantener su capacidad social estable a lo largo del tiempo. A pesar de que también fue objeto de la investigación, la destreza manual al inicio del estudio no parece tener relación con la evolución de la vida social.

Intentar mantener y ejercitar la movilidad y las habilidades cognitivas  clave para el mantenimiento de las capacidades sociales

Los autores concluyen remarcando la importancia que debe darse al mantenimiento de la movilidad y el ejercicio de las capacidades cognitivas en las personas con Esclerosis Múltiple, de forma que se pueda evitar en la medida de lo posible el deterioro en las capacidades sociales de las personas con esta enfermedad.

Johansson, S., Ytterberg, C., Gottberg, K., Holmqvist, L. W., von Koch, L., & Conradsson, D. (2019). Participation in social/lifestyle activities in people with multiple sclerosis: Changes across 10 years and predictors of sustained participation. Multiple Sclerosis Journal, 135245851988199.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario