https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/05/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_fumar_osteoporosis-e1620199436420-750x420.jpg
SHARE
5 mayo, 2021 in-pacient.es

Los primeros datos sobre los efectos nocivos de fumar aparecieron a mediados del siglo XX. Inicialmente los hallazgos indicaron que el uso del tabaco aumentaba el riesgo de desarrollo de cáncer de pulmón.

Sin embargo, se han ido acumulando datos epidemiológicos que nos muestran que fumar aumenta también la aparición de enfermedades del sistema cardiovascular, del sistema respiratorio, aumenta el riesgo de aparición de diferentes tipos de cáncer (entre otros el cáncer gástrico, de colon y recto) y contribuye a la muerte de alrededor de 6 millones de personas cada año.

Además, el tabaquismo activo y pasivo aumenta el riesgo de aparición de diabetes mellitus tipo 2, aumenta el riesgo de enfermedad renal crónica, influye negativamente sobre la fertilidad, es perjudicial para el feto y contribuye a la aparición de otras enfermedades crónicas, entre ellas la Enfermedad Inflamatoria Intestinal.

Por otro lado, fumar es uno de los factores de riesgo modificables más importantes de la osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por una baja Densidad Mineral Ósea o DMO[glossary] que mide la cantidad de calcio y otros tipos de minerales presentes en los huesos. Esta medición se realiza mediante una [glossary]densitometría. Tener una DMO baja lleva a un aumento de la fragilidad de los huesos y la susceptibilidad de fracturas especialmente de cadera y de columna vertebral.

El humo del tabaco, que contiene más de 7.000 compuestos químicos, afecta a la Densidad Mineral Ósea tanto directa como indirectamente.

Por lo tanto, fumar es un factor de riesgo modificable tanto para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal como para la osteoporosis[/glossary].

El tratamiento de la osteoporosis se basa en el tratamiento farmacológico, aunque se requiere de un soporte nutricional como complemento, con una ingesta adecuada de Vitamina D y calcio. Es de vital importancia comprender que los antioxidantes naturales pueden ser útiles para el tratamiento de la osteoporosis, tales como: verduras, frutas, frutos secos, cereales integrales, chocolate, té verde, café y vino. Sin embargo, los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal a menudo evitan algunos de estos productos debido a los síntomas de su enfermedad.

Los pacientes con Crohn que fuman tienen mayor riesgo de cirugía y requieren más tratamiento médico que los que no fuman. De hecho, los pacientes con Crohn que dejan de fumar tienen menos recaídas de su enfermedad frente aquellos que continúan fumando.

Existe evidencia de que los pacientes con EII pueden presentar una DMO baja ya que coinciden diferentes factores de riesgo para la osteoporosis  entre los que se encuentran: la inflamación crónica, el uso frecuente de corticoides, el déficit de aporte de vitaminas y minerales por problemas de absorción debido a la inflamación intestinal y aquí podemos añadir también el tabaquismo.

Los investigadores de una reciente revisión de la literatura científica publicada hasta el momento sobre este tema concluyen que:

El tabaquismo es un factor de riesgo modificable, es decir un riesgo que podemos evitar, para la osteoporosis en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Por lo tanto, se debe ofrecer a estos pacientes información sobre cómo impacta el tabaquismo en la osteoporosis y en su enfermedad intestinal y al mismo tiempo deberemos proporcionar ayuda para que abandonen este hábito.

 

 

Ratajczak AE et al. Impact of Cigarette Smoking on the Risk of Osteoporosis in Inflammatory Bowel Diseases. J Clin Med. 2021 Apr 5;10(7):1515. doi: 10.3390/jcm10071515.

 

Acceso a recursos para dejar de fumar

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario