https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/06/Parkinson_emociones_apatia_ejercicio-e1622978491744-750x420.jpg
SHARE
7 junio, 2021 in-pacient.es

La apatía es un síntoma frecuente en la enfermedad de Parkinson. Puede llegar a afectar a casi la mitad de los pacientes y se define como falta de interés, de entusiasmo, de iniciativa o falta de reacción frente a las emociones. La apatía en la enfermedad de Parkinson lleva a una disminución de la calidad de vida de estos pacientes y mayor carga para el cuidador.

No existe un tratamiento único para la apatía de la enfermedad de Parkinson. Algunos tratamientos farmacológicos pueden funcionar en algunas personas, entre ellos figuran el pramipexol, la rivastigamina y la galantamina. Sin embargo no todos los pacientes están dispuestos a iniciar este tipo de tratamientos debido a sus posibles efectos secundarios. Por lo tanto, los pacientes con Parkinson que presentan apatía comunican que prefieren intervenciones no farmacológicas para su mejora, aunque sienten que estas opciones pueden no estar a su alcance.

Se han publicado los resultados de una revisión cuyo objetivo fue comprender qué intervenciones no farmacológicas funcionan en los pacientes con Parkinson y apatía, para quién y en qué circunstancias.

En esta revisión se identificaron dos tipos de intervenciones no farmacológicas exitosas en pacientes con Parkinson y Apatía: el ejercicio físico y la atención plena o mindfulnes (una práctica simple que supone estar completamente consciente y presente en el momento).

El ejercicio depende de la función física, por lo que puede estar limitado en algunos pacientes con Parkinson por problemas con el equilibrio o ser físicamente dependientes. Sin  embargo, un programa de ejercicios con un alto componente de socialización, es decir, realizar ejercicio o actividades en grupo, puede mejorar la apatía.

Los ejercicios de atención plena dependen de la función cognitiva, lo que limita su aplicación en algunos pacientes con Parkinson. Hay pocos estudios que evalúen este tipo de intervenciones en personas con deterioro cognitivo avanzado. Los programas de atención plena enfocados en las emociones, la cognición y el establecimiento de metas, puede mejorar la apatía.

Los ejercicios deben estar adaptados a pacientes con Parkinson. Por ejemplo, algunos estudios ha valorado la práctica de ejercicio bailando tango. Este tipo de ejercicios no mejora la apatía en sí, pero los pacientes expresan mayor satisfacción con la práctica de este tipo de actividades que requieren una interacción social por lo que, en el fondo, estaríamos trabajando la apatía.

Por otro lado, la participación y el apoyo del cuidador puede ser un factor determinante de éxito de este tipo de intervenciones no farmacológicas.

En resumen, en esta nueva revisión se identifican dos tipos de intervenciones no farmacológicas para los pacientes con Parkinson y apatía, que son el ejercicio físico y ejercicios de atención plena.

El ejercicio físico funciona mejor en los pacientes con Parkinson y apatía que no tienen deterioro físico o cognitivo significativo y tiene acceso a un programa específico para pacientes con Parkinson con entrenadores experimentados. La actividad física puede mejorar la apatía cuando sus objetivos están orientados a la participación en estas actividades y en la interacción social.

Los ejercicios de atención plena funcionan mejor para aquellos pacientes con Parkinson y Apatía que no tienen un deterioro cognitivo significativo, que cuentne con el apoyo de un cuidador y puedan mejorar la apatía mediante un enfoque emocional y cognitivo.

 

Otras noticias relacionadas que pueden interesarte:

 

Fahed M, Steffens DC. Apathy: Neurobiology, Assessment and Treatment. Clin Psychopharmacol Neurosci. 2021 May 31;19(2):181-189. doi: 10.9758/cpn.2021.19.2.181.

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta