https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/03/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_sueno_circadiano.jpg
SHARE
16 marzo, 2022 in-pacient.es

 

La enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa son dos formas de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) caracterizadas por inflamación crónica del tracto digestivo que evoluciona con períodos de silencio de los síntomas y periodos de brotes o actividad de la enfermedad. Durante las fases de enfermedad activa los síntomas alteran significativamente la calidad de vida de estos pacientes. Por lo tanto, las estrategias de tratamiento tienen como objetivo prevenir los brotes y mantener el estado de remisión lo que, además del impacto positivo sobre la calidad de vida del paciente, también disminuirá el riesgo de complicaciones relacionadas con la enfermedad como son la hospitalización, la cirugía y la aparición de cáncer.

Se desconoce el origen y los desencadenantes de los brotes o recaídas de la EII. Sabemos que la falta de regulación del sistema inmunitario, las alteraciones del microbioma intestinal o factores que promuevan la inflamación podrían desencadenar un brote de esta enfermedad. De hecho, estudios previos han identificado como factores de riesgo: la dieta, el estrés, ciertos medicamentos y la infección, entre otros.

Existe un interés creciente acerca del impacto que puede tener la alteración del ritmo circadiano (día/noche o vigilia/sueño) sobre la salud digestiva. El ritmo circadiano o “reloj biológico” corresponde a  las variaciones biológicas que siguen un patrón de aproximadamente 24 horas encargadas de regular las funciones fisiológicas de nuestro organismo coincidiendo con los ciclos de luz/oscuridad y el estado de vigilia/sueño.

En la sociedad moderna son comunes las alteraciones o desalineación circadiana por exposición a luz artificial por la noche, viajes de largas distancias con desfase horario o bien un trabajo por turnos. Todo esto está relacionado con enfermedades metabólicas y del tracto digestivo entre las que figuran la diabetes, la úlcera péptica, el cáncer de colon y el síndrome del intestino irritable.

Disponemos de evidencia científica creciente de que la interrupción del ritmo circadiano puede exacerbar un estado pro-inflamatorio y podría empeorar el curso de la EII. Sin embargo, no se ha estudiado el impacto de la desalineación circadiana sobre el curso y la gravedad de esta enfermedad.

Los objetivos de un nuevo estudio han sido determinar si la interrupción del ritmo circadiano (interrupción del reposo) se asocia a una EII más agresiva en la EII inactiva  y determinar si los marcadores de inflamación subclínica (ejemplo: permeabilidad intestinal,  disbiosis o alteración del microbioma intestinal, aumento de los marcadores de inflamación) en pacientes con EII inactiva se asocian a una alteración objetiva del ritmo circadiano.

Según los resultados de este estudio, la desalineación circadiana es un posible factor de riesgo para el brote de la enfermedad en la EII. Por lo tanto, el presente estudio  se suma a la lógica de que la desalineación circadiana podría promover un brote en la EII  o, dicho de otra forma, cualquier enfoque o intervención que estabilice el ritmo circadiano podría disminuir tanto la frecuencia como la gravedad de los brotes en la EII.

En resumen, los resultados de este estudio proporcionan una base científica sólida de que la desalineación circadiana es un factor muy probable de la exacerbación de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Crohn o Colitis Ulcerosa). Sin embargo, se requieren más estudios con mayor número de participantes para la evaluación en detalle de este tema.

 

Swanson GR et al. Disrupted Circadian Rest-Activity Cycles in Inflammatory Bowel Disease Are Associated With Aggressive Disease Phenotype, Subclinical Inflammation, and Dysbiosis. Front Med (Lausanne). 2022 Feb 4;8:770491. doi: 10.3389/fmed.2021.770491. 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta