https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/02/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_ansiedad_depresion_Calidad_de_vida-1.jpg
SHARE
16 febrero, 2022 in-pacient.es

 

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), que incluye enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa, es cada vez más frecuente entre la población joven. Los pacientes con EII se enfrentan a retos como  encontrar un empleo con horarios flexibles debido a la naturaleza impredecible de la enfermedad, disponer de una cobertura médica, construir relaciones interpersonales y luchar por un futuro exitoso, etc.  todo esto contribuye a sufrir angustia psicológica significativa.

La angustia psicológica se ha asociado a mala [glossry]adherencia[/glossary] al tratamiento lo que lleva a un control deficiente de la enfermedad. La comunicación bidireccional entre el cerebro y el intestino (conocida como eje intestino-cerebro) explica los efectos recíprocos de la emoción y el estado de ánimo en la función gastrointestinal.

Sabemos que los factores psicológicos influyen en el estado funcional de un individuo y reducen la calidad de vida relacionada con la salud. Sin embargo, la elación entre la EII, el malestar psicológico y la  calidad de vida en relación a la salud es poco conocida.

Un nuevo estudio canadiense tuvo como objetivo examinar las asociaciones entre depresión, ansiedad y calidad de vida en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal y evaluar si el grado de ansiedad y depresión podrían predecir la calidad de vida en estos pacientes.

Según los resultados de este estudio la ansiedad y la depresión son síntomas frecuentes entre los pacientes con EII y están asociados a peor calidad de vida. Además, la presencia de ansiedad o depresión son predictores más efectivos de la calidad de vida que la actividad de la EII.

Estos hallazgos son muy relevantes ya que los profesionales de la salud pueden estar más inclinados en centrarse en el control de la actividad de la EII y las manifestaciones físicas de esta enfermedad y prestar menos atención al estado psicológico de los pacientes.

Este estudio ofrece evidencia clínica que respalda el impacto de la actividad de la EII sobre el bienestar psicológico ya que los pacientes con EII activa al inicio del estudio pero sin niveles de ansiedad significativos presentaron mayor probabilidad de ciertos niveles de ansiedad a los 6 meses del estudio. Y, por el contrario, cuando los pacientes con EII inactiva pero con cierto nivel de ansiedad presentaron exacerbación de la clínica de la EII a los 6 meses. Y, por otro lado, la presencia de ansiedad y depresión predijo una disminución de la calidad de vida de los pacientes con EII.

Este estudio no sólo respalda la relación entre bienestar mental y calidad de vida sino que también mostró que la salud mental es predictor de la calidad de vida.

Un estado psicológico angustiado y una calidad de vida deficiente puede conducir a una mala adherencia a la medicación, lo que contribuye, aún más si cabe, a un control deficiente de la enfermedad y a la recaída de la actividad de la EII.

En conclusión, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Crohn o Colitis Ulcerosa) va más allá de las manifestaciones físicas, es necesario evaluar el estado psicológico para mejorar la atención de la EII y la calidad de vida general de estos pacientes.

Farbod Y, et al. Reduction in Anxiety and Depression Scores Associated with Improvement in Quality of Life in Patients with Inflammatory Bowel Disease. J Can Assoc Gastroenterol. 2022 Feb;5(1):12-17. doi: 10.1093/jcag/gwab008.

 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta