https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/11/EII-Crohn-Colitis-depresion.jpg
SHARE
14 noviembre, 2018 in-pacient.es

Las personas con depresión son más propensas a desarrollar Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII; Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa), pero el tratamiento con antidepresivos parece reducir dicha asociación según un estudio reciente que se ha publicado en la revista «Gut«. La revista es una de las más prestigiosas en el ámbito de estudio de las enfermedades digestivas.

La depresión es una enfermedad muy frecuente y en su origen influyen muchos factores. Cada vez más investigaciones se centran en la interrelación entre la depresión, la activación del sistema inmune y la liberación de sustancias relacionadas con la respuesta inflamatoria (Citoquinas). Varios estudios anteriores han demostrado que los pacientes con EII tienen más probabilidad de padecer depresión, y que ésta puede empeorar el pronóstico de la Enfermedad de Crohn o la Colitis Ulcerosa. Un estudio reciente también ha demostrado que la relación entre EII y los trastornos del estado de ánimo es bidireccional.

El estudio retrospectivo ha echado mano de la información de más de 5 millones de pacientes de la red «Health Improvement Network» para identificar y valorar la evolución de 403.665 personas que desarrollaron una depresión de nuevo inicio entre 1986 y 2012. El seguimiento de estas personas pretendía cuantificar la tasa en la que desarrollaban enfermedad de Crohn o Colitis Ulcerosa en comparación con un grupo de referencia de la misma base de datos que no padecían depresión. Para el análisis se controlaron posibles factores con influencia como la edad, sexo, estrato socioeconómico, enfermedades asociadas, tabaquismo, ansiedad o uso de fármacos antidepresivos.

El grupo de personas con depresión tenía un mayor riesgo relativo de desarrollar enfermedad de Crohn (2,11 veces mayor) o Colitis ulcerosa (2,23 veces mayor) que las personas sin depresión. Sin embargo, el tratamiento con antidepresivos más habituales (del tipo de los inhibidos de captación de serotonina o tricíclicos), reducía dicho riesgo hasta las 0,063 y 0,77 veces respecto a personas sin depresión para la enfermedad de Crohn y entre 0,48 y 0,59 veces para la Colitis Ulcerosa. De hecho, el uso de algunos antidepresivos como los inhibidores de la recaudación de serotonina y norepinefrina, parecía tener un efecto protector frente a ambas enfermedades.

Los autores del estudio consideran que el efecto protector de los fármacos podría explicarse por el aumento de los niveles de norepinefrina y serotonina, mediadores que se reducen en la mucosa inflamada de los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Una de las fortalezas del estudio estriba en el elevado número de personas analizadas, pero a pesar de ello no carece de limitaciones, como el hecho de que no se analizaron los efectos de otros posibles tratamientos de la depresión como la terapia cognitiva conductual u otras.

El estudio abre sin duda la puerta a futuras investigaciones en las que se pueden tener en cuenta, por ejemplo, factores como la severidad de la depresión. En cualquier caso y a juicio de los investigadores, los resultados son suficientes como para justificar que se preste una especial atención a la posibilidad de existencia de una EII en personas con depresión y síntomas gastrointestinales.

Frolkis AD, Vallerand IA, Shaheen AA, Lowerison MW, Swain MG, Barnabe C, Patten SB, Kaplan GG.Depression increases the risk of inflammatory bowel disease, which may be mitigated by the use of antidepressants in the treatment of depression. Gut. 2018 Oct 18. pii: gutjnl-2018-317182

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario