https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/10/Parkinson_orina_urinario_EStimulación_cerebral_profunda-e1603698086393-750x420.jpg
SHARE
26 octubre, 2020 in-pacient.es

Se ha demostrado que la Estimulación Cerebral Profunda es eficaz para el control de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, sus efectos sobre el sistema nervioso autónomo, aquél que controla las acciones involuntarias, siguen siendo controvertidos.

La Estimulación Cerebral Profunda, es una técnica quirúrgica establecida y ampliamente utilizada para el tratamiento de los trastornos del movimiento, es decir los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson y del temblor esencial. Consiste en la colocación de un dispositivo, llamado neuroestimulador a modo de «marcapasos del cerebro» (similar a un marcapasos cardíaco) implantado en zonas profundas del cerebro para su estimulación. A pesar de su uso generalizado, su mecanismo de acción sigue siendo un enigma.

Aunque el uso de la Estimulación Cerebral Profunda es como tratamiento de los síntomas motores, tales como el temblor, la rigidez, el agarrotamiento, el movimiento lento y los problemas al caminar,  se ha sugerido que los pacientes que presentan síntomas no motores también podrían beneficiarse de este tratamiento.

Se ha realizado una revisión sistemática de la literatura científica publicada hasta el momento para evaluar todas las pruebas disponibles sobre los efectos de la Estimulación Cerebral Profunda sobre la función del tracto urinario inferior.

El mal funcionamiento del tracto urinario inferior es muy frecuente en trastornos neurológicos y puede causar síntomas de almacenamiento de la orina o bien problemas al orinar. Estas alteraciones son uno de los problemas más desafiantes en los pacientes neurológicos, para los que existen disponibles pocos tratamientos médicos y todos sintomáticos.

Los hallazgos de esta revisión indican que la Estimulación Cerebral Profunda en el tratamiento de los trastornos del movimiento no afecta a la función del tracto urinario inferior e incluso podría tener un impacto beneficioso. Aunque el conocimiento de sus efectos es limitado, se han observado mejoras en la función de la vejiga en pacientes con Parkinson.

Por lo tanto, la Estimulación Cerebral Profunda podría usarse para el tratamiento del mal funcionamiento de almacenamiento de la vejiga urinaria y los problemas al orinar, tales como: el síndrome de  la vejiga hiperactiva (ganas repentinas de orinar y/o necesidad imperiosa de orinar muy frecuentemente tanto de día como durante la noche) y la retención urinaria (dificultad o incapacidad de orinar).

En resumen, este estudio nos muestra que la Estimulación Cerebral Profunda no altera la función del tracto urinario inferior e incluso podría tener efectos beneficiosos. Esto es muy importante, especialmente para aquellos pacientes que van a someterse a este tipo de tratamiento y puede ayudar a alentar y tranquilizar posibles temores.

Dado que los problemas urinarios son comunes en las personas con Parkinson, el reconocimiento de su existencia es el primer paso para un tratamiento adecuado.

¡No dudes en comunicar este tipo de problemas a tu médico!, puede haber un tratamiento eficaz disponible para ti.

 

 

Jörg E et al. Deep brain stimulation effects on lower urinary tract function: Systematic review and meta-analysis. Parkinsonism Relat Disord. 2020 Oct 1;79:65-72. doi: 10.1016/j.parkreldis.2020.08.032.

 

 

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta