https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/02/Artritis_Reumatoide_tabaco_fumar_contaminacion-e1613419120677-750x420.jpg
SHARE
16 febrero, 2021 in-pacient.es

Sabemos que el origen de la Artritis Reumatoide es multifactorial  y que están involucrados tanto factores genéticos como ambientales. Por el ejemplo, el tabaquismo o hábito de fumar, se encuentra entre los factores de riesgo modificables asociados a la Artritis Reumatoide. Es decir, si dejamos de fumar disminuiremos el riesgo a desarrollar esta enfermedad. Muchas intervenciones dirigidas a dejar de fumar han logrado tanto reducir los casos de Artritis Reumatoide como disminuir de la progresión de esta enfermedad.

Las múltiples sustancias nocivas que contiene el humo del cigarrillo, de las que la mayoría son tóxicas o cancerígenas,  pueden  provocar que los pacientes con Artritis Reumatoide fumadores tengan hasta 2,4 veces más probabilidades de progresión de lesiones en las articulaciones a nivel radiográfico en comparación con pacientes con AR no fumadores, independientemente del grado de actividad de la enfermedad o de la seropositividad (Artritis Reumatoide seropositiva o no).

Por otro lado, el tabaquismo se ha asociado a mala respuesta al tratamiento con Metotrexato y a los anti-TNF en pacientes con Artritis Reumatoide. Sin embargo, dejar de fumar puede mejorar la actividad de la Artritis Reumatoide independientemente del título de anticuerpos.

Varios estudios han sugerido que la contaminación del tráfico, muy similar al humo del cigarrillo, puede aumentar el riesgo de Artritis Reumatoide y/o el riesgo de reactivación de esta enfermedad. Algunos estudios han demostrado que existe una relación directa entre la exposición a la contaminación del aire con la probabilidad de desarrollar Artritis Reumatoide.  Sin embargo, la evidencia entre la concentración de contaminantes en el aire y la reactivación o brotes de esta enfermedad es escasa.

Se han publicado los resultados de un nuevo estudio realizado en Italia que valora la posible relación entre los contaminantes del aire y la gravedad de la Artritis Reumatoide y posible progresión o recaídas en estos pacientes con un seguimiento de 5 años.

Según los resultados de este estudio se ha establecido una relación entre las concentraciones de contaminantes del aire y el riesgo a tener niveles anormales de PCR. Y, por otro lado, que una mayor concentración de contaminantes en el aire preceden en 1-2 meses a un brote de esta enfermedad.

Estudios previos nos han sugerido que la exposición a la contaminación del aire es un estímulo pro-inflamatorio que confiere mayor riesgo de infarto, accidente cerebrovascular y exacerbación de enfermedades pulmonares crónicas. De hecho concentraciones altas de contaminación en el aire se relaciona con aumentos de la PCR en la población general. Con los resultados de este estudio se demuestra que existe una asociación similar en los pacientes con Artritis Reumatoide.

Actualmente existe abundante literatura científica sobre la relación entre los contaminantes del aire y el desarrollo de Artritis Reumatoide, pero es poca la información sobre la relación entre la contaminación y la gravedad y evolución de esta enfermedad. Por primera vez, y dado los resultados de este estudio, se ha demostrado que la exposición a contaminación del aire puede llevar a causar brotes en los pacientes con Artritis Reumatoide.

En resumen, este nuevo estudio realizado en un grupo de pacientes de la zona de Verona (Véneto, Italia) con un seguimiento de más de 5 años, ha encontrado que la exposición a altos niveles de contaminantes del aire se asocia a aumento de los niveles de PCR y mayor riesgo de experimentar un brote en pacientes con Artritis Reumatoide.

 

 

Adami G et al. Association between environmental air pollution and rheumatoid arthritis flares. Rheumatology (Oxford). 2021 Jan 20:keab049. doi: 10.1093/rheumatology/keab049. 

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario