https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/07/Parkinson_hipomimia_facial_expresion_emociones-e1595788376935-750x420.jpg
SHARE
27 julio, 2020 in-pacient.es

Uno de los síntomas menos conocidos del Parkinson y sin embargo más evidente es la hipomimia o falta de expresividad en la cara. Este signo se conoce popularmente como “cara de poker”, “cara de piedra” o “cara de máscara”.

Aunque la hipomimia se podría ver como un mal menor dado el resto de síntomas motores de la enfermedad de Parkinson, es una fuente de frustración para el paciente ya que se ven afectadas sus relaciones sociales. La hipomimia reduce la capacidad de transmitir las emociones con gestos faciales y puede tener un impacto negativo sobre la comunicación con las personas que le rodean, las relaciones sociales y todo esto deteriora su calidad de vida.

La hipomimia suele acompañarse de otros problemas motores en la cara como: ojos más abiertos, disminución de la frecuencia del parpadeo,  alteraciones en la expresión verbal  o habla y problemas para tragar. Incluso, algunos autores han relacionada la hipomimia con la posición entreabierta de la boca y el babeo característico de los enfermos de Parkinson, uno de los síntomas que provocan  mayor rechazo entre los pacientes. Al inicio de su aparición, la hipomimia puede pasar casi desapercibida, sin embargo poco a poco se va haciendo más evidente y el paciente puede presentar un rostro inexpresivo, sin sonrisas, sin parpadeos y con la boca entreabierta como si nada tuviera interés para él. Esta falta de expresión de las emociones puede ser fuente de frustración, aislamiento social y deterioro de la calidad de vida de estos pacientes.

La hipomimia responde muy bien al tratamiento dopaminérgico (por ejemplo con levodopa) y como tratamiento complementario podríamos añadir: la fisioterapia facial, la terapia ocupacional y los ejercicios de fonación (voz, pronunciación, articulación de las palabras), ya que los profesionales pueden orientar a realizar masajes y ejercicios específicos para ejercitar y fortalecer la musculatura de la cara.

Independientemente de todo esto el paciente también puede hacer ejercicios en casa, practicando diferentes expresiones delante del espejo, como por ejemplo: asombro, enfado, duda, alegría, etc. y mejor si estas expresiones se realizan de forma exagerada. Cuando estés comunicándote con otras personas, sé consciente de este problema e intenta concentrarte en tu forma de hablar y de forzar la expresión que corresponda. Al principio puede resultar raro, es mejor que practiques a solas, o con personas de tu círculo más cercano con las que tengas mayor confianza, pero ya sabes que “el conocimiento es un tesoro, pero la práctica es la llave del tesoro” (Thomas Fuller).

Según los resultados de un estudio recientemente publicado, la hipomimia es un signo frecuente de la enfermedad de Parkinson que está subestimado y descuidado principalmente debido a la falta de herramientas o instrumentos de medida.  El deterioro de la expresión facial no tiene por qué relacionarse con un deterioro cognitivo, ni tiene por qué asociarse a una afección psicológica como ansiedad o depresión. Es decir, que un paciente de Parkinson  puede presentar hipomimia con cognición normal y sin depresión o ansiedad. Sin embargo, en este estudio si que se encontró relación entre la hipomimia y la [glosary]apatía[/glossary] lo que podría ser relevante realizar un enfoque más individualizado para el tratamiento de ambos  síntomas.

En resumen, la hipomimia o falta de expresión facial de las emociones es común entre los pacientes de Parkinson, se debe principalmente a disminución del nivel de dopamina y se asocia principalmente con otros síntomas motores y la apatía. La hipomimia puede ser un síntoma infravalorado y merece de una mayor atención  ya que puede tener un importante impacto negativo sobre la calidad de vida de estos pacientes.

 

 

Ricciardi L et al. Hypomimia in Parkinson’s disease: an axial sign responsive to levodopa [published online ahead of print, 2020 Jul 23]. Eur J Neurol. 2020;10.1111/ene.14452. doi:10.1111/ene.14452

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario