https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/01/esclerosis_multiple_menopausia-300x420.jpg
SHARE
24 enero, 2019 in-pacent.es

Las variaciones en los niveles de hormonas sexuales en la mujer pueden influir sobre la actividad de la Esclerosis Múltiple (EM). Se han objetivado fluctuaciones en la actividad vinculadas al embarazo y uso de anticonceptivos, de la misma forma que hay elementos de pronóstico de la enfermedad asociados al género. A pesar de ello, hasta la fecha ha habido pocos estudios que valoren el impacto de la menopausia sobre el curso de la enfermedad. Un estudio reciente publicado en la revista European Neurology pretende arrojar un poco más de luz sobre el impacto de la menopausia en el curso de la Esclerosis Múltiple a través de sus manifestaciones clínicas y radiológicas.

La hormonas sexuales tienen efectos paradójicos sobre el sistema inmune de las personas con EM, a niveles bajos, los estrógenos podrían favorecer la inflamación, mientras que niveles elevados de dichas hormonas podrían tener propiedades antiinflamatorias. Además, algunos estudios atribuyen a los estrógenos un efecto reductor de la neurodegeneración. Si se tienen en cuenta estos fenómenos, cabría esperar que la caída de niveles de estrógenos que se produce en la menopausia pudiera acelerar la progresión de la enfermedad.

El estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores de Lisboa, analizó de forma retrospectiva la evolución de la enfermedad en un grupo de mujeres postmenopausicas, mayores de 44 años de edad y con al menos un año de evolución de la enfermedad antes de la menopausia. Se evaluó el impacto de la menopausia entre 5 años antes y 5 después de su aparición, para el análisis, también  se consideraron subgrupos de pacientes sin cambios en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple o aparición de otras enfermedades.

Finalmente se incluyeron 37 mujeres con una edad media en la menopausia de 49,8 años. Tras 5 años de la misma, se observó una reducción de la tasa anual de aparición de brotes de 0.37 pre a 0.18 brotes al año post-menopausia. En lo que respecta a la discapacidad, su nivel de progresión se mantuvo estable antes y después de la menopausia. Las observaciones fueron similares en el grupo de mujeres sin cambios en el tratamiento o aparición de enfermedades concomitantes.

El estudio, a pesar de algunas limitaciones como el hecho de no tener en cuenta el posible tratamiento con terapia hormonal sustitutiva o incluir mujeres en las que, debido a la edad, la actividad ovárica podía haber cesado ya en el momento de la primera valoración, es el primero en analizar el impacto de la menopausia sobre el curso clínico de la enfermedad. En conclusión, los resultados sugieren que tras la menopausia hay una reducción de la tasa de aparición de brotes, pero la discapacidad mantiene la progresión en los mismos niveles que antes de la aparición de la misma.

Ladeira, F., Salavisa, M., Caetano, A., Barbosa, R., Sá, F., & Correia, A. S. The Influence of Menopause in Multiple Sclerosis Course: A Longitudinal Cohort Study. European Neurology, 223–228.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario