https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/09/20210907_Artritis_Reumatoide_analisis_PCR.jpg
SHARE
7 septiembre, 2021 in-pacient.es

La Artritis Reumatoide es una enfermedad autoinmune  que se caracteriza por la presencia de inflamación sistémica crónica que lleva a la erosión o daño articular y a una variedad de enfermedades asociadas que contribuyen a la carga de esta enfermedad. La evolución de la Artritis Reumatoide provoca un deterioro funcional, discapacidad y reducción de la calidad de vida de estos pacientes con síntomas como el dolor, la fatiga y la rigidez matutina.
La PCR (Proteína C Reactiva) es una proteína que circula en la sangre y que aumenta sus niveles como respuesta a una inflamación aguda. La PCR se utiliza de forma rutinaria como marcador de la inflamación sistémica.
Se ha publicado una revisión de la literatura científica en la que se narra el papel de la PCR en la Artritis Reumatoide y su relación con las enfermedades asociadas y con el tratamiento.
Los niveles de PCR en adultos sanos suelen ser menores a 10 mg/L, aunque existe una considerable variación entre las personas. Los niveles de PCR mayores a 10 mg/L generalmente se consideran elevados. En los pacientes con Artritis Reumatoide la PCR puede estar elevada de forma persistente por encima de 20 mg/L
Niveles altos de PCR se asocian con mayor actividad de la Artritis Reumatoide y mayor daño radiológico. De hecho el análisis de los niveles de PCR se utiliza ampliamente para controlar la inflamación sistémica y la actividad de la Artritis Reumatoide. Sin embargo, no se ha establecido un nivel umbral de PCR que pueda usarse como marcador de la progresión radiológica.
La obesidad está relacionada con niveles altos de PCR y, por otro lado, existe una creciente evidencia preclínica de que la PCR puede desempeñar un papel directo en la destrucción de los huesos en la Artritis Reumatoide.
Niveles elevados de PCR se asocian también con mayor riesgo de aparición de enfermedades relacionadas con la Artritis Reumatoide, entre las que se incluyen: enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, diabetes, enfermedades pulmonares y depresión.
El tratamiento de la Artritis Reumatoide con FAMES (Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad) tiene como objetivo reducir la inflamación sistémica y mejorar la actividad de la enfermedad. Se espera que los niveles de PCR disminuyan como respuesta al tratamiento y, de hecho, esto es lo que se observa.
En conclusión, la PCR es un valioso marcador y regulador de la inflamación sistémica en la Artritis Reumatoide que parece desempeñar también un papel directo en la destrucción ósea y en la progresión radiográfica. La PCR se ha relacionado con las enfermedades asociadas con la Artritis Reumatoide. La reducción de los niveles de PCR con el tratamiento de la Artritis Reumatoide puede contribuir a reducir la actividad de la enfermedad.
La PCR es una prueba rutinaria en la atención a pacientes con Artritis Reumatoide, ya que es un biomarcador económico y disponible para evaluar la inflamación sistémica y los resultados clínicos de esta enfermedad.
Pope JE et al. C-reactive protein and implications in rheumatoid arthritis and associated comorbidities. Semin Arthritis Rheum. 2021 Feb;51(1):219-229. doi: 10.1016/j.semarthrit.2020.11.005. 


Otras noticias relacionadas que pueden interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta