https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/05/Artritis_Reumatoide_Radiografia_Mano_muñeca-e1558951261729-653x420.jpg
SHARE
11 junio, 2019 in-pacient.es

La radiografía convencional de manos y muñecas sigue siendo a día de hoy la herramienta de imagen más utilizada en reumatología para el diagnóstico y control de la Artritis Reumatoide. Una revisión de las publicaciones realizadas hasta hoy, evalúa su validez y se compara con otras técnicas de imagen disponibles.

La Artritis Reumatoide (AR) es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta a la membrana sinovial produciendo inflamación o hinchazón, sensibilidad y dolor en las articulaciones afectadas. Si la AR no se trata, puede provocar daños en las articulaciones llevando a la destrucción de los huesos de las articulaciones afectadas.

Esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres (3:1). Es una enfermedad poliarticular (varias articulaciones) y simétrica, afectando principalmente a las articulaciones pequeñas de manos y muñecas, así como a los dedos de los pies. No es infrecuente la afectación extraarticular (fuera de las articulaciones) afectando a los ojos, pulmones, corazón, la piel y otros órganos.

Para la evaluación del daño articular existen varias modalidades de técnicas de imagen a disposición de los médicos. Las más importantes son: la radiografía convencional, la ecografía musculoesquelética, la resonancia magnética y la tomografía computarizada o TAC, en menor medida.

La evaluación del daño articular debe comenzarse con una radiografía, que es la mejor modalidad de técnica de imagen para evaluar cualquier daño a nivel de los huesos. Una vez se obtiene la radiografía, con las proyecciones apropiadas, generalmente se puede llegar a una evaluación precisa de la enfermedad sin ningún estudio más de imagen adicional.

La radiografía convencional ha sido durante muchos años la principal modalidad de imagen utilizada tanto para el diagnóstico como para el control de la Artritis Reumatode. Sin  embargo, las erosiones a nivel de los huesos de las articulaciones aparecen en etapas tardías de esta enfermedad. En algunos casos pueden aparecer lesiones en los huesos en etapas tempranas, pero esto refleja un mal pronóstico de la evolución de la enfermedad.

Tanto la resonancia magnética como la ecografía,  pueden mostrar cambios en las articulaciones antes que la radiografía y además. estas técnicas no usan radiaciones ionizantes, por estos motivos, estas dos técnicas se han llegado a considerar mejores herramientas que la radiografía convencional. Sin embargo, tanto la RM como la ecografía consumen mucho tiempo, requieren de personal altamente especializado/capacitado y no siempre están disponibles.

Por lo tanto, la radiografía convencional sigue siendo la herramienta de imagen más utilizada en reumatología.  Es una herramienta valiosa para la evaluación de la Artritis Reumatoide. Las radiografías de manos y muñecas pueden proporcionar información importante, que puede ayudar a los reumatólogos a establecer un diagnóstico y determinar la extensión de la Artritis Reumatoide. Además, también es una herramienta válida para la predicción de la progresión del daño estructural y de resultados a largo plazo.

Ventajas:

  • Disponible en la mayoría de centros. De fácil acceso por reumatólogos y pacientes
  • Barata y relativamente segura
  • Proporciona información inmediata e interpretada fácilmente por el reumatólogo
  • Se puede utilizar para la evaluación y el seguimiento de la Artritis Reumatoide

Limitaciones:

  • Usa radiación ionizante
  • No proporciona buena información en pacientes con AR temprana
  • No proporciona información sobre la inflamación sinovial u otras estructuras de tejidos blandos

 

Sin embargo, la radiografía convencional sigue siendo una técnica de imagen importante para la evaluación de pacientes con Artritis Reumatoide y pacientes con artritis periférica.

 

 

Drosos AA et al. Conventional radiography of the hands and wrists in rheumatoid arthritis. What a rheumatologist should know and how to interpret the radiological findings. Rheumatol Int. 2019 May 22. doi: 10.1007/s00296-019-04326-4. [Epub ahead of print]

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta