https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/02/Parkinson_baile_samba_rehabilitacion-1-e1582531491796-750x420.jpg
SHARE
24 febrero, 2020 in-pacient.es

En los últimos años ha crecido la evidencia sobre la rehabilitación como tratamiento complementario al tratamiento farmacológico de los pacientes con Parkinson. El programa de ejercicios está destinado a mejorar el equilibrio, la reducción de caídas y la estimulación cognitiva, entre otros.

El baile se ha convertido en un método muy valioso para mejorar la marcha, el equilibrio y la calidad de vida. Los bailes de salón, especialmente el tango, se han destacado como prácticas de rehabilitación dirigidas a personas con Parkinson. Son varios los estudios que han mostrado resultados positivos de estas técnicas. Sin embargo, puede que este tipo de bailes no sean atractivos para todas las personas y esto puede llevar a un problema importante y frecuente que es la falta de cumplimiento o adherencia a los programas de rehabilitación.

Crear oportunidades diferentes, con otros atractivos, puede ayudar a que los pacientes cumplan y mantengan su programa de rehabilitación a lo largo del tiempo. También permite ofrecer a los pacientes diferentes ritmos y pasos que promueven la estimulación novedosa de sus habilidades motoras.

La samba brasileña es un ritmo viable como protocolo de baile. Este ritmo va ganando cada día mayor popularidad y fue creado y distribuido como “el ritmo de la felicidad”. La samba es un ritmo que se puede tocar con una variedad de instrumentos diferentes y sirve como símbolo de la alegría de sus practicantes.

Se han publicado los resultados de un estudio en el que han participado 20 pacientes con diagnóstico de Parkinson idiopático y con 66,4 ± 10,7 años de media de edad. El grupo experimental (10 pacientes) recibió clases de samba brasileña y el grupo control (10 pacientes) continuó con sus actividades rutinarias.

Las lecciones de baile se llevaron a cabo en una sala grande apropiada para pacientes con Parkinson. El suelo no tenía deformidades y se habilitaron sillas para que los pacientes pudieran descansar, así como, la música se puso a un volumen moderado para que todos los participantes pudieran escucharla adecuadamente. Cada clase duró una hora y se llevó a cabo dos veces por semana durante 12 semanas. Se ofrecieron documentos complementarios para el estudio de los pasos de la samba brasileña.

Los resultados de este estudio nos muestran que si se toman precauciones adecuadas, este tipo de rehabilitación puede ser fiable para estos pacientes ya que durante las 12 semanas que duró el estudio no hubo caídas.

Hubo una alta participación o adherencia, no hubo abandonos durante las 12 semanas de duración del estudio, lo que implica que fue una actividad agradable que alienta a los pacientes a permanecer en las clases. El bajo número de ausencias aseguró la progresión y adhesión que puede ayudar a mejorar las relaciones sociales con el resto de participantes de las clases.

Los pacientes que participaron en el grupo experimental o de participación en las clases de samba, no sólo mantuvieron el nivel de síntomas sino que mejoraron la puntuación de su enfermedad. Sin embargo, el grupo control mostró un empeoramiento natural de los síntomas.

Estos resultados refuerzan la hipótesis de que la samba puede ser una herramienta de rehabilitación en personas con Parkinson que provoca además una estimulación de la memoria, mejor ejecución de las actividades diarias, así como, mejora del control corporal y de las habilidades motoras en estas actividades. Esto implica un retraso en la progresión de los síntomas de la enfermedad lo que supone un avance importante para estos pacientes.

Por otro lado, existe consenso en que la progresión de la enfermedad de Parkinson influye en la calidad de vida de los pacientes, por lo que estos resultados indican que el baile puede tener una influencia positiva en la calidad de vida de estos pacientes. Es bien sabido que la práctica de actividades colectivas puede mejorar aspectos de la calidad de vida, principalmente en los aspectos sociales.

Todos los participantes de las clases mencionaron sentir alguna forma de mejora en sus síntomas después de la intervención de 12 semanas. Si bien el baile puede influir en las habilidades motoras, es importante que los pacientes se den cuenta de este cambio, ya que mejorará la conciencia de salud y la autoestima, y esto hará que continúen manteniendo esta actividad.

En conclusión, la samba brasileña es una actividad viable para los pacientes con Parkinson que proporciona beneficios físicos y mejoras a nivel de las relaciones sociales. Este tipo de actividades es un tratamiento complementario al tratamiento farmacológico y cuenta con un buen cumplimiento por parte de los pacientes.

 

Tillmann AC et al. Feasibility of a Brazilian samba protocol for patients with Parkinson’s disease: a clinical non-randomized study. Arq Neuropsiquiatr. 2020 Jan;78(1):13-20. doi: 10.1590/0004-282X20190140.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario