https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/04/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_telemedicina.jpg
SHARE
6 abril, 2022 in-pacient.es

 

Cada día existe mayor demanda de una atención personalizada a largo plazo para mantener la remisión y reducir el riesgo de recaídas en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal ( Crohn o Colitis Ulcerosa) y, por otro lado, la telemedicina puede desempeñar un papel cada día más importante en el manejo y gestión de la EII.

La Telemedicina fue definida por primera vez por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un «servicio de atención médica proporcionado a los pacientes que se encuentran a distancia y con tecnologías de la información (mensajes de SMS, aplicaciones basadas en las Web, o mediante llamadas y aplicaciones de teléfono móvil)». Este elemento tiene diferentes objetivos, el seguimiento de la enfermedad de forma telemática, la tele-educación y la tele-consulta, aunque el concepto general es la entrega remota de recursos de atención médica.

Los médicos utilizan cada vez más las intervenciones de e-Salud como una herramienta complementaria para realizar seguimiento, educación e incluso control del estado de la enfermedad o instrucciones acerca de los tratamientos.

La telemedicina ha jugado un papel importante en el manejo de la EII durante la pandemia de COVID-19 y en la actualidad sigue haciéndolo. Durante este período se han ido desarrollando herramientas específicas para la gestión clínica. Sin embargo, no hay consenso sobre las preferencias de atención médica remota debido a los resultados contradictorios entre los diferentes estudios.

Se han publicado los resultados de una revisión sistemática y meta-análisis  de los ensayos clínicos realizados hasta el momento sobre este tema, para estimar las diferencias entre la telemedicina y la atención médica estándar en relación a la gestión y el tratamiento de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa).

Según los resultados de este estudio, los pacientes que recibieron atención mediante telemedicina tuvieron mejor calidad de vida y un número significativamente menor de visitas a los centros de atención médica en comparación con aquellos pacientes que recibieron atención estándar. Es importante destacar que las personas con EII más jóvenes se benefician más de la telemedicina. Una posible razón que explique esto es que los jóvenes tienen más oportunidades y aceptan mejor este tipo de atención médica, relativamente nueva, a través de internet o teléfonos móviles.

En general, el uso de telemedicina es bien aceptada por pacientes con EII y puede ahorrar una cantidad considerable de tiempo, recursos y gastos mediante la reducción de viajes y horas de espera para las visitas periódicas.

La telemedicina está destinada a mejorar los resultados, con un impacto positivo sobre el número de recaídas, el curso de la enfermedad y la vida diaria de las personas con EII. Esta atención debe centrarse en aliviar la carga de síntomas y la carga psicológica de estos pacientes. Teóricamente, los pacientes con telemedicina tienen más acceso a informar sobre un brote que el seguimiento convencional y, por lo tanto, reciben una respuesta más rápida por parte de los profesionales de la salud. Dada la superioridad y popularidad de la tecnología móvil, la intervención restringida a los teléfonos móviles se considera prometedora para el tratamiento de enfermedades crónicas.

En conclusión, la telemedicina debe considerarse como un modo de atención médica importante como ayuda y complemento de la práctica clínica habitual. La telemedicina ha mostrado un papel prometedor en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal, especialmente entre los más jóvenes, con una disminución del número de visitas a los centros de atención sanitaria.

Se necesita más investigación sobre este  tema para poder definir qué pacientes pueden beneficiarse más de esta nueva herramienta.

Pang L et al. Role of Telemedicine in Inflammatory Bowel Disease: Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Controlled Trials. J Med Internet Res. 2022 Mar 24;24(3):e28978. doi: 10.2196/28978. 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta