https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2016/09/joint2.jpg
SHARE
6 septiembre, 2016 in-pacient.es

Un estudio identifica de manera eficaz las personas con Artritis Reumatoide con alto riesgo de daño radiológico en 1 año mediante la medición de la temperatura de la piel de las articulaciones. Esta herramienta es de fácil uso con una medición que requiere un mínimo de tiempo (menos de 1 minuto), es de bajo coste y utiliza equipos estándar (termómetro dérmico).

La decisión del tratamiento más adecuado de la Artritis Reumatoide para cada individuo en particular, depende en gran medida de múltiples herramientas que ayudan a predecir la evolución futura de la enfermedad, tales como: análisis de laboratorio, ecografías, resonancias magnéticas, tomografías computarizadas, que implican un coste elevado y tiempo necesario para llevarlas a cabo.

Actualmente existen varios factores pronóstico que predicen el daño articular radiográfico y la deformidad articular en las personas con Artritis Reumatoide, tales como: edad de aparición, seropositividad o análisis positivo del Factor Reumatoide, del anti-CCP y evidencia de daño articular en radiografías previas. Aunque existe una tendencia a utilizar otras pruebas de laboratorio como VSG y PCR, la presencia de dolor y la utilización de otras herramientas de evaluación.

Hasta ahora los investigadores han tenido problemas para encontrar una herramienta simple y rentable que determine qué pacientes desarrollarán una Artritis Reumatoide progresiva y destructiva que serán los candidatos a un tratamiento biológico más agresivo.

En este estudio participaron 104 pacientes diagnosticados de Artritis Reumatoide divididos en dos grupos: aquellos que presentaban la «articulaciones calientes», con temperatura de la piel de la articulación 1 grado más que su temperatura corporal y los que tenían las «articulaciones frías» sin diferencia entre la temperatura en la piel de la articulación y la temperatura corporal del mismo paciente.

Se evaluó la evolución de las radiografías de las articulaciones antes y después del estudio. Durante el estudio los participantes se mantuvieron con dosis estables de Metotrexato y sin terapia biológica ni otro FAME.

Los participantes del estudio con «articulaciones calientes» tenían una probabilidad 4 veces mayor de presentar un nuevo daño radiológico en comparación con aquellos que tenias las «articulaciones frías». La temperatura de la articulación puede predecir el daño radiológico en el año siguiente con una sensibilidad del 92% y una especificidad del 78% .

Según los resultados de este estudio, la temperatura de la piel de la articulación puede convertirse en una prueba de identificación rápida precisa y económica en personas con Artritis Reumatoide con alto riesgo de daño radiológico que se pueden beneficiar de una tratamiento con fármacos biológicos.

 

Greenwald M et al. Using Dermal Temperature to Identify Rheumatoid Arthritis Patients With Radiologic Progressive Disease in Less Than One Minute. Arthritis Care Res (Hoboken). 2016 Aug;68(8):1201-5 http://ow.ly/hYJS303SEOe

SHARE
Last updatedby