https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/06/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_vacuna_COVID.jpg
SHARE
1 junio, 2022 in-pacient.es

La vacunación masiva es la estrategia más eficaz para el manejo de la pandemia. Sin embargo, varios factores pueden interferir en la respuesta de la persona vacunada y comprometer la eficacia de la vacuna, entre ellos figuran una edad avanzada y los medicamentos inmunosupresores.

Aunque la vacuna frente a COVID-19 de Pfizer es extremadamente efectiva para prevenir la infección, han surgido dudas con respecto a la efectividad en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) que toman medicamentos inmunosupresores, fármacos que reducen la actividad del sistema inmunitario o sistema de defensa y que se utilizan en el tratamiento tanto de la enfermedad de Crohn como de la Colitis Ulcerosa.

Informes recientes han sugerido que en pacientes tratados con anti-TNF  o con un fármaco inmunomodulador pueden tener una respuesta alterada frente a la infección de COVID-19 y también se ha encontrado una respuesta inmunológica alterada a la vacunación. Sin embargo, no está claro si esto se traduce en tasas más altas de infección.

En consecuencia, existe preocupación sobre si las vacunas contra el COVID-19 son tan efectivas en pacientes con EII, especialmente en aquellos tratados con medicamentos inmunosupresores. Y, por otro lado, existe una preocupación adicional sobre si esta vacunación podría desencadenar una exacerbación de la propia EII.

Se han publicado los resultados de un nuevo estudio israelí en el que participaron más de 12.000 personas con EII que recibieron 2 dosis de vacuna de Pfizer y que fueron emparejados para comparación con casi 5.000 personas sin esta enfermedad.

En este gran estudio basado en la población, la vacuna de Pfizer frente a COVID-19 fue igualmente efectiva para prevenir la infección en pacientes con EII, incluidos aquellos en tratamiento con fármacos inmunosupresores (anti-TNF y/o corticoides), que en la población sin EII. Además, los pacientes con EII vacunados no tuvieron más exacerbaciones de la enfermedad después de la vacunación que los pacientes con EII no vacunados.

Este es el primer gran estudio controlado que brinda más garantías con respecto a la seguridad de la vacuna frente a COVID-19 en personas con EII.

Lev-Tzion R et al. COVID-19 Vaccine Is Effective in Inflammatory Bowel Disease Patients and Is Not Associated With Disease Exacerbation. Clin Gastroenterol Hepatol. 2022 Jun;20(6):e1263-e1282. doi: 10.1016/j.cgh.2021.12.026. 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta