https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/04/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_Apoyo_calidaddevida.jpg
SHARE
20 abril, 2022 in-pacient.es

Un nuevo estudio sintetiza la evidencia disponible para conocer la frecuencia de las molestias o malestar en adultos con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII).

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal, en la que se incluye la enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa, tiene consecuencias importantes sobre la calidad de vida relacionada con la salud. Por lo tanto, existe la necesidad crítica de comprender el impacto más amplio de las molestias provocadas por la EII.

Se han publicado los resultados de una revisión sistemática y meta-análisis  cuyo objetivo ha sido determinar la incidencia, prevalencia y los factores determinantes del malestar en personas adultas con EII.

El malestar quedó definido como “un estado físico y/o emocional negativo que causa sentimientos o sensaciones desagradables”.

En la práctica clínica y en la investigación se ha hecho un mal uso de este término sustituyendo malestar por dolor. Sin embargo, es cierto que el dolor puede generar molestias, pero no todas las molestias son consecuencias del dolor. Por ejemplo, pueden ser fuente de malestar el dolor y calambres abdominales, la diarrea, cambios en la función intestinal, distensión abdominal y flatulencia, disminución del apetito, náuseas, vómitos, sensibilidad abdominal, dificultad para expulsar los gases, trastornos del sueño, preocupación por la dieta o restricciones de alimentos, etc.

Por otro lado, también podemos incluir retos emocionales como origen del malestar, entre otros: las relaciones sociales, familiares y de trabajo, el síndrome de piernas inquietas, preocupación por la incomodidad, hablar sobre aspectos negativos de la enfermedad, limitaciones en el estilo de vida, falta de apoyo por parte de otras personas, etc. Además, en las mujeres con EII podemos añadir molestias en vulva y vagina tales como prurito, ardor e irritación y disfunción sexual.

Por lo tanto, es necesario reconocer, evaluar y prevenir las fuentes de malestar para ofrecer una atención de la EII centrada en el paciente.

Los resultados de esta nueva revisión indican que la incomodidad o malestar prevalece en las personas adultas (mayores de 18 años de edad) con EII. Por lo tanto, los profesionales que atienden a este tipo de pacientes deben reconocer la incomodidad o malestar como un síntoma independiente que puede afectar a la calidad de vida y la percepción del paciente de una buena atención médica.

Nistor OI et al. Systematic Review and Meta-analysis on the Incidence, Prevalence and Determinants of Discomfort in Inflammatory Bowel Disease. J Can Assoc Gastroenterol. 2021 Nov 14;5(2):96-97. doi: 10.1093/jcag/gwab043.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta