https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2016/07/equilibrio_bolas.jpg
SHARE
11 julio, 2016 in-pacient.es

La evidencia científica sugiere que las caídas y fracturas óseas son más frecuentes entre las personas con enfermedad de Parkinson  que en la población general. Un estudio evalúa las características clínicas y bioquímicas que se asocian a las caídas, las fracturas y la salud de los huesos en un grupo de personas con Parkinson.

En las personas con Parkinson no sólo es muy probable una caída sino que además, caerse a menudo lleva a una fractura o rotura del hueso y esto, a  su vez, lleva a una reducción de la movilidad y pérdida de la independencia. Esto puede deberse a que las personas con Parkinson presentan más frecuentemente osteoporosis y osteopenia como resultado de una reducción de la movilidad,  un déficit de vitamina D y a su vez una exposición solar limitada, un estado nutricional desfavorecido y otros factores.

No está claro por qué muchas personas con Parkinson tienen una pérdida de la calidad de los huesos.

En este estudio se evalúan las características de un grupo de pacientes con Parkinson leve o moderado, con o sin caídas durante el año anterior al inicio del estudio, para conocer las causas de las caídas y los motivos de  la pérdida de masa ósea.

Según los datos de este estudio se sugiere que la salud ósea es mejor en aquellas personas con Parkinson que tienen niveles más altos de independencia funcional y menos inestabilidad, dicho de otra forma, las personas con Parkinson más independientes y con mayor equilibrio tienen mejor sus huesos.

Estos datos apoyan la importancia de preservar la autonomía funcional y del equilibrio mediante la promoción de un programa de rehabilitación específico y estilo de vida adecuada.

Es importante la detección precoz  de la pérdida de la densidad ósea ya en las primeras fases de la enfermedad de Parkinson. De igual forma se recomienda un control del nivel de vitamina D en sangre y el control del equilibrio.

 

La prevención de las caídas es un componente importante de la vida con Parkinson. Compartir con los profesionales de la salud nuestras inquietudes y miedos, ejercitar nuestra musculatura y nuestra mente y hacer un hogar más seguro contribuye a que una persona con Parkinson pueda reducir el riesgo de caídas y mejorar su calidad de vida.

 

Tassorelli C et al. Falls, fractures and bone density in Parkinson´s disease – A cross-sectional study. Int J Neurosci. 2016 Jun 29:1-18. [Epub ahead of print] http://goo.gl/6qpWAf

SHARE
Last updatedby